Asami vs Planetary Tentacle Guards

AÑO: 2009

DIRECTOR: Katuyuki Hasegawa.

INT.: Asami Ogawa, Kichiro Mitoboru.

GÉNERO: Ciencia-Ficción/Terror/Porno.

¡Más tentáculos, es la guerra! Estoy seguro que alguno de los lectores de este blog se había quedado con ganas de más después de leer la reseña de la viscosa película protagonizada por la diva Maria Ozawa, publicada hace unas semanas. Pues bien, aquí llega otra entrega de derivados de Urotsukidoji en imagen real, realizados para los seguidores de la vorarefilia (dicese de los que llegan al orgasmo con la fantasía de ser devorados vivos). Si conocen ustedes a alguno de estos parafilicos, no me lo presenten.

Para el resto de nosotros, curiosos devoradores de materia fílmica extraña y exótica, estas películas (ya en su vertiente más comercial, como en la más extrema) no dejan de ser alucinantes muestras de cine fantástico llevado al paroxismo, la unión perfecta del cine de serie B con la pornografía, no digamos enfermiza (que esa no reseñaríamos jamás por aquí) sino creativa. En este caso, el protagonismo de una idol del cine X nipón (que también ha hecho culebrones televisivos) queda al servicio de unos excelentes efectos especiales de maquillaje. Nada de mangueras pintadas como hacen otros. Estos chicos tienen el culo pelado de hacer criaturas y efectos en todo tipo de películas, aunque no están dispuestos a revelar su identidad (en el interesante making of de después de la peli sus rostros están pixelados) en este trabajo alimenticio.

El pretexto para el frenesí viscoso es el hallazgo de una piedra extraterrestre que contiene una criatura en su interior que salta de cuerpo en cuerpo (un argumento tan original como la ropa del mercadillo) convirtiendo a los posesos en criaturas tentaculares con ganas de procrear. A la usanza de clásicos del genero no-porno como La Muerte Ataca en Nueva York o Inseminoid, el objetivo final del ser extraterrestre es la invasión de la tierra para lo cual (oh, spoiler) deja embarazada a nuestra desdichada protagonista.

Lo mejor: Las escenas no explícitas. Se podría montar un corto de lo más psicotrónico con este material.

Lo peor: Las escenas de violación y fluidos mil pecan de repetitivas (aunque están rodadas de un modo cinematográfico esta vez) a menos que seas de esos que sueñan en convertirse en entremés de Hannibal el Canibal.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: