Lost on Journey

AÑO: 2010

DIRECTOR: Raymond Yip.

INT.: Xu Zheng, Wang Baoqian, Li Xiaolu, Zhang Xinyi, Ma Jian, Zhang Cao, Zhuo Xiaoqing, Qiu Lin.

GÉNERO: Comedia.

Raymond Yip (Bruce Lee, My Brother) firma este remake culturalmente adaptado de Más Vale Solo que Mal Acompañado que tan pronto nos hace reír a carcajadas como soltar alguna lagrimilla. John Hughes estaría orgulloso.

Xu Zheng interpreta el papel que diera vida Steve Martin en el original, el ejecutivo frío que lo tiene todo y que ha de soportar a un insoportable compañero de viaje (Wang Baoqian) en una carrera contrarreloj por llegar a casa antes de fin de año.

Pese a las normales alteraciones argumentales, el espíritu está intacto y la película funciona a la perfección, en parte gracias al ritmo trepidante que el hongkonés Yip le insufla a esta producción de la China peninsular.

Los que vieran la comedia clásica de los 80 ya saben que se van a encontrar, y a los que no, mejor guardar la sorpresa y disfrutar del viaje más accidentado de todos los tiempos.

Lo mejor: Una comedia que funciona más allá de barreras culturales.

Lo peor: Que se estrenara en China en verano, cuando su objetivo es evidentemente navideño.

My Sassy Girl 2

AÑO: 2010

DIRECTOR: Joe Ma.

INT.: Lynn Xiong, Leon Jay Williams, Abby Feng, Bosco Wong, Hui Siu-Hung.

GÉNERO: Comedia romántica.

No acabo de entender por qué los coreanos han delegado la responsabilidad de la secuela de uno de sus mayores éxitos internacionales sobre los hombros de Joe Ma (Love Undercover 3). Esta presunta segunda parte, auspiciada por los creadores de la original, no tiene relación alguna con la otra, aparte de estar protagonizada por mujeres de carácter y hombres pusilánimes.

La película está protagonizada por dos parejas (o aspirantes a serlo): la primera formada por un apocado librero y una despechada chica a la que su novio ha dejado; la segunda la integran una experta en taekwondo y un afeminado diseñador de sujetadores.

Todo es previsible, pero no ofende, de hecho My Sassy Girl 2 es una más que correcta comedia romántica ideal para amantes del género. Nada que ver con el grueso del cine romántico chino de estos días. Desde luego, lo último que hay que pensar al verla es que va a tener alguna continuidad con la película de Kwak Jae-jong, porque luego vendrán los disgustos.

Lo mejor: Entretenimiento romántico para aficionados a este tipo de historias.

Lo peor: No es una secuela de My Sassy Girl.

Kingfisher

AÑO: 2010

DIRECTOR: Kuang Shen.

INT.: Angus Hsieh, Bianca Bai, Enson Chang, Annie Liu, Chan Yan-Fung.

GÉNERO: Thriller/Drama.

Este rey pescador poco tiene que ver con el de Terry Gilliam. Este drama con elementos de thriller (o viceversa) termina casi ahogado por un exceso de estilo que convierte casi en un ejercicio de art-house un guión de género que se hubiera convertido en una cinta muy diferente en manos de otro director.

Es la historia de un gangster y un policía, y de cómo sus destinos se unen desde su primer encuentro casual, siendo el primero aun un niño. Un crimen por resolver, un juego de sospechosos y una historia de amistad, amor y perdida componen los principales elementos de la narración, conscientemente desestructurada en su primera parte y que termina por derivar en el thriller más o menos clásico durante la segunda.

Interesante para habituales pacientes del cine oriental más arriesgado, que quieran conocer la opera prima en solitario de uno de los directores de videoclips más famosos de Taiwán.

Lo mejor: No es una mala película, es diferente.

Lo peor: Las concesiones argumentales debidas a decisiones incoherentes en pos del resultado dramático.

Tokarev 2010: The Hammer of Destine

AÑO: 2010

DIRECTOR: Kousuke Kibe

INT.: Nana Nanami, Mari Kikukawa, Ryo Mukuta.

GÉNERO: Thriller Erótico.

Observen la carátula. Una colegiala, pistola en mano, prometiendo una película de estilo Asian Trash, con desnudos, acción y estupor. Pues no, la actriz sale, pero la colegiala no. Este V-Cinema es un tostón con un arma de fuego que pasa de mano en mano, una venganza y una historia de amor que aburriría a Corín Tellado. Cero patatero.

No hay mucho más que añadir (la falta de una copia subtitulada tampoco ayuda a la comprensión de la insípida trama), solo que hay un par de escenas eróticas con desnudo no integral, que la acción brilla por su ausencia y que debe tratarse de algún spin-off o secuela de una película que desconozco profundamente.

Lo mejor: La joven protagonista en la ducha. Quince segundos. Y ya está.

Lo peor: Los creadores de este engendro no saben inglés. No hay más que ver el título.