Confessions

AÑO: 2010

DIRECTOR: Tetsuya Nakashima.

INT.: Takako Matsu, Yoshino Kimura, Masaki Okada, Yukito Nishii, Kaoru Fujiwara, Ai Hashimoto, Hirofumi Arai, Makiya Yamaguchi.

GÉNERO: Drama/Thriller.

Nakashima, director de clásicos modernos como Kamikaze Girls o Memories of Matsuko firma una estilizada adaptación literaria que ensaya, desde un punto de vista casi onírico, sobre la violencia juvenil, la venganza y la redención.

A través de múltiples confesiones superpuestas Confessions narra la historia de la venganza de una profesora contra los autores de un crimen que ha quedado impune. Las narraciones en primera persona de los diversos personajes abrirán al espectador las motivaciones de precoces psicópatas, de gente que ha sufrido en sus carnes el abandono, la perdida y la soledad.

La película es una auténtica delicia visual, en la línea de autores como Park Chan-wook, Wong Ching-Po o Tom Twyker, que aúnan historias llenas de fuerza a un imaginario audiovisual equivalente.

Una de las mejores películas japonesas del 2010, sin ninguna duda.

Lo mejor: Su espectacular concepto visual, con unas arrebatadoras cámaras superlentas.

Lo peor: Quizá, alguna sobreexplicación narrativa para que los espectadores no pierdan el hilo.

Gravity’s Clowns

AÑO: 2009

DIRECTOR: Junichi Mori.

INT.: Ryo Kase, Masaki Okada, Fumiyo Kohinata, Kyoka Suzuki, Yuriko Yoshitaka, Yoshinori Okada, Atsuro Watabe, Takumi Kitamura.

GÉNERO: Drama/Thriller.

Las novelas de Kotaro Isaka parecen ser escritas con la pantalla grande en la mente de su creador. Ni una sola se escapa de la subsecuente adaptación y, hay que reconocerlo, todas ellas logran atrapar el interés del espectador.

En esta película del director de Laundry el drama se da la mano con el misterio, utilizando esa fórmula tan japonesa de combinar ambos géneros y que ha dado lugar a resultados tan estupendos como la serie Shinzanmono.

Aquí, hechos del pasado regresan para alterar el presente de una familia formada por un viudo y sus dos hijos. Ambos investigan una serie de incendios provocados relacionados con unos graffitis callejeros y una extraña clave. Pronto, descubrirán que todo está mucho más relacionado con sus vidas de lo que pensaban.

Sin regodearse en el melodrama gratuíto (pese a tener más que suficientes elementos para ello) la película de Junichi Mori atrapa en su mezcla de intriga y drama costumbrista, con las suficientes sorpresas y trampas literarias como para impedir deserciones en la platea.

Lo mejor: Un buen título, con una explicación que llega casi al final de la película.

Lo peor: Esperar una cinta de intriga convencional.

Black Angels

AÑO: 2011

DIRECTOR: Eiji Uchida.

INT.: Maimi Yajima, Motoki Ochiai, Hideo Sakaki, Shoichi Honda, Jiro Sato.

GÉNERO: Acción/Thriller.

Interesante adaptación en imagen real de un manga que compartiera páginas en el Shonen Jump con Dragon Ball a principios de los 80. Aun siendo un directo a video, su realizador es veterano en las lides de pasar del papel a la pantalla mangas de éxito (los cuales he de reconocer que desconozco profundamente) y la película ha gozado de bastante éxito entre el fandom local.

Protagonizada por una pareja de cantantes (cada uno miembro de un grupo musical) narra las aventuras de un dúo de justicieros urbanos que, bajo su apariencia normal, esconden a unos agente de élite preparados para castigar implacablemente a aquellos delincuentes que la justicia deja escapar. Aquí, una banda organizada que secuestra chicas.

Hay bastantes peleas, latigazos, yakuzas, agujas que atraviesan cuellos, chicas guapas y algo de melodrama. Ahora solo faltan subtítulos.

Lo mejor: Bien dirigida, pese a un presupuesto de serie B.

Lo peor: Cine sin subtítulos, ese terreno árido para el aficionado.

Case Sensitive

AÑO: 2011

DIRECTOR: Gil Kofman.

INT.: Ada Ang, Feng Yuanzheng, Yao Li, Shone An, Gao Xin, Pu Bingmo.

GÉNERO: Thriller.

Pese a que productor, guionista y director procedan del continente americano, Case Sensitive es un inconfundible thriller coyuntural chino que se aprovecha de la eclosión de las páginas web tipo youtube en aquel país.

Todo el mundo parece pendiente de la pantalla del ordenador, siguiendo el día a día de una joven pareja a través de webcam. Un día, ella es secuestrada por un psicópata que la tortura y mantiene presa frente a la cámara. Sin embargo, uno de sus admiradores se lanzará a su rescate, descubriendo que todo es una farsa para atraer público a la página. Fuera de sí, asesina al falso secuestrador para ocupar su lugar.

El realizador de la película tiene amplia experiencia en cine documental, pero como director de ficción aún tiene mucho que aprender. Tanto, que es imposible distinguir su estilo del enésimo director chino que debuta en la serie B. El montaje intenta ser moderno y se queda en absurdo, recurre demasiado a la música de librería y la única presencia interesante en el reparto es la de Yao Lu (Let the Bullets Fly). Thriller de manual.

Lo mejor: Tiene sus momentos.

Lo peor: Quitar fotogramas y meter flashes hace años que dejaron de ser recursos válidos de montaje (a menos que trabajes en la India).

The Ghosts Must Be Crazy!

AÑO: 2011

DIRECTORES: Mark Lee, Boris Boo.

INT.: Wang Lei, Mark Lee, Dennis Chew, John Cheng, Henry Thia, Chua En-Lai, Henry Heng, Lin Ru-Ping.

GÉNERO: Comedia/Terror.

Otra de esas antologías mezcla de comedia y terror al estilo de Singapur. En esta ocasión solo dos historias forman el largometraje, dando la impresión de que la primera de ellas es solo un complemento de la segunda, que se les quedó demasiado corta.

La primera historia parece un refrito de uno de los segmentos de Where Got Ghosts, interpretada por los mismos actores e igualmente protagonizada por soldados que encuentran fantasmas de maniobras. La segunda parte del film (con también idénticos protagonistas y similitudes con otra historia de la nombrada cinta de Jack Neo) está protagonizada por un hombre que se hace rico gracias a una cartera que contenía los números a los que apuesta en la lotería.

Como suele suceder, el entretenimiento depende de tu apetito por el cine bizarro, sobre todo si, como en este caso, buena parte de la comedia depende de los juegos de palabras entre idiomas y los sustos a lo Abbott y Costello.

Lo mejor: Moderadamente entretenida.

Lo peor: No deja de ser un spin-off de Where Got Ghosts en versión ampliada y corregida.

Villain and Widow

AÑO: 2010

DIRECTOR: Son Jae-gon

INT.: Han Suk-kyu, Kim Hye-su, Shin Dong-ho, Park Won-sang.

GÉNERO: Comedia.

Una comedia no exenta de buenas intenciones, con los formulismos habituales del género a la coreana que fracasa por culpa de un exceso de relleno innecesario.

La historia es sencilla: traficante de antiguedades que se traslada a vivir a la casa de la viuda de un hombre que tenía en su poder una valiosa vasija china. La mujer alquila una habitación y él se hace pasar por escritor para intentar encontrar la pieza.

Como cualquier espectador avezado ya supondrá, el principal interés del asunto se intenta sustentar en la posible tensión romántica entre ambos, aderezada con alguna subtrama de thriller y los habituales juegos de equívocos. El resultado es el de una comedia que se hace larga, apenas va más allá de la sonrisa furtiva y que tras el desenlace dejará frías a las amas de casa aburridas, sin duda público objetivo de la cinta.

Lo mejor: Que alguien hubiera eliminado en el montaje al menos media hora de deriva reiterativa.

Lo peor: Buen reparto, mediocre película.

Trick 3: Psychic Battle Royale

AÑO: 2011

DIRECTOR: Yukihiko Tsutsumi

INT.: Yukie Nakama, Hiroshi Abe, Naohito Fujiki, Kaho, Nana Katase, Shoichiro Masumoto, Ken Matsudaira.

GÉNERO: Comedia.

Tercera película para la pantalla grande basada en una longeva serie televisiva. Aunque resulta sencillo hacerse con los personajes y las situaciones incluso si no se ha visto un solo epidodio de la fuente original, todo es tan convencional que merece escasamente la pena a menos que seas un completista de la filmografía de Hiroshi Abe.

Y tampoco. Ya que Abe está tan sobreactuado como el resto del reparto de esta cinta de vocación televisiva, llena de humoradas fuera de lugar y con una realización mediocre (del director de la trilogía 20th Century Boys, nada menos).

Hiroshi Abe interpreta a un detective de lo paranormal dedicado a descubrir los trucos de los farsantes. Junto a él, la torpe hija de un mago, con quien existe una tensión romántica subyacente (muy del estilo anime) que no ha avanzado un ápice desde el episodio uno. Ambos terminan en la elección que un pueblo hace entre supuesta gente con poderes para escoger al nuevo representante de una figura milenaria. Prescindible.

Lo mejor: Suponer que el formato funcione mejor en su versión serializada.

Lo peor: Algunos efectos especiales más allá de lo terrible.

Hero

AÑO: 2010

DIRECTOR: Kim Hong-ik

INT.: Kim Hyeong-gyoo-I, Han Jeong-woo, Lee Da-in, Han Ye-won, Kwak Min-ho, Ri-ah.

GÉNERO: Comedia/Terror.

El cine coreano nos sorprende cada año con alguna película capaz de llevar al espectador al orgasmo cinéfilo. Desgraciadamente, esta no es una de ellas.

Hero es tan original como su título indica, incapaz de hacer sombra hasta a la peor de sus homónimas. Cine de vampiros adolescente, creado a rebufo de los Crepúsculos y similares, rodado con un bajo presupuesto que queda enmascarado bajo un resultón trabajo de fotografía.

El protagonista se convierte en héroe tras convertirse en vampiro y salvar a un ciego gracias a sus recién adquiridos poderes. El resto de la tensión argumental la forman su amor por una compañera de curso, su venganza de los que se metían con él en el instituto, enfrentamientos con otros vampiros e insalubres dosis de dramón al final, como era previsible.

Lo mejor: La fotografía, que hace parecer que es una película que juega en primera división.

Lo peor: La torpeza del guión y dirección, que nos devuelve a la realidad.

Girl’s Zombie

AÑO: 2011

DIRECTOR: Masahiro Aso

INT.: Laura Aoyama, Ichiro Nishikoshi, Yu Minami, Ryuhei Kawana, Kenichi Takada.

GÉNERO: Terror.

La moda zombie hace estragos en la serie Z nipona. Ya hemos visto películas buenas (como Junk), reguleras (como Stacy) y malas, como cualquier intento de los descerebrados de la Zen Pictures. Esta está aún por debajo de todo lo visto.

Los fans de los muertos vivientes han de ser advertidos de que los maquillajes de la película están al nivel de una fiesta de Halloween de primaria. Todo churretones en la cara y total ausencia sanguínea. La historia es la habitual empanada a la japonesa con mafiosos, traiciones y un bosque maldito con zombis. Con idénticos ingredientes Ryuhei Kitamura se sacó de la manga la cult-movie Versus. Masahiro Aso, un director habitual de softcores, solo ha sido capaz de pergeñar una cinta con envoltorio de cine de terror como excusa para desnudar 6 o 7 veces a la única actriz de la película. Penoso.

Lo mejor: Esas cámaras en mano por el bosque, a lo Posesión Infernal.

Lo peor: Saber que hay un público para esto. Otra señal del apocalípsis.

Konkatsu Battle Royale

AÑO: 2010

DIRECTOR: Mikio Hirota.

INT.: Shoko Hamada, Megumi Hatachiya, Rika Kawamura, Eri Konno, Yoshimi Hamasaki, Ayaka Tomoda.

GÉNERO: Comedia/Drama/Ciencia-Ficción.

Otra ración de exploitation japonés directo a video que promete sexo y violencia a raudales y se queda en lo de siempre.

En un futuro cercano marcado por el paro y el suicidio juvenil, la televisión sigue proporcionando a las masas emociones fuertes, retransmitiendo violaciones a todas horas y concursos como el Konkatsu Battle Royale, en el que un grupo de mujeres deben enfrentarse entre sí a través de una serie de situaciones de alto riesgo. La ganadora logrará casarse con un millonario. Las que se queden por el camino morirán o serán violadas.

Típico bodrio para otakus abonados al V-cinema, como de costumbre con una narrativa blanda y televisiva interrumpida ocasionalmente por alguna que otra escena de blandiporno. Hay poca acción, y la que hay es ridícula. Ni con el fast-forward.

Lo mejor: No es una mala idea, después de todo.

Lo peor: Ese tono, entre la comedia y el telefilme, capaz de aburrir al más fanático de estos subproductos.