K-Tai Investigator 7

AÑO: 2008

DIRECTOR: Takashi Miike.

INT.: Masataka Kubota, Satoshi Matsuda, Kanji Tsuda, Yuko Ito, Yoko Mitsuya, Mickey Curtis, Nao Nagasawa, Mizuho Hata.

GÉNERO: Acción/Ciencia-Ficción.

Si alguien se preguntaba como es que el simpar Takashi Miike había pisado el freno en su producción anual durante el año 2008 aquí tiene la respuesta: 45 episodios de 45 minutos de esta serie llena de acción y efectos especiales. Mucho menos sangrienta que sus mas famosas contribuciones a la historia del cine, pero con algunos toques tan bizarros como era de esperar.

La premisa de K-Tai Investigator 7 mezcla tecnología y fabulación fantástica con ecos de Juegos de Guerra: un mundo en el que todo está conectado a Internet es presa fácil para hackers con ansias de hacer el mal controlando maquinas, ascensores y hasta excavadoras. Para evitar el caos, un grupo secreto paragubernamental se dedica a detener a los malfactores luchando con sus mismas armas y una ayuda extra, un teléfono móvil que se transforma en un minúsculo robot capaz de detectar y neutralizar cualquier intruso en el sistema.

Aunque por lo delirante de la propuesta pueda llegarse a pensar que es esta otra de esas series de superhéroes nipones con tazas gigantes que hablan, la óptica visceral de Miike hace que el producto llegue a ser disfrutable por adultos, aunque su protagonista sea un adolescente y el móvil haga sus gracietas de vez en cuando. No hay más que fijarse en esos planos gratuitos de anatomía femenina a lo película de Nadiuska y en esos brotes de violencia inesperados e innecesarios.

Lo mejor: Algunas secuencias espectaculares, dignas de una producción cinematográfica. Y su estupenda banda sonora.

Lo peor: Demasiados capítulos. Aunque, por fortuna, son más o menos autoconclusivos.

Armor Hero

ARMOR HERO

AÑO: 2009

DIRECTOR: Luo Yongyuan

INT.: Jarvis Wu, Bai Xuxu, Guo Shuai, Zhang Chao, Qin Yanshi, Yang Ya, Lu Jieyun, Cao Lu.

GÉNERO: Ciencia Ficción/Acción.

Hace años el género del sentai o tokusatsu era algo tan genuinamente japonés como el sushi. Hoy que los chinos se dedican a abrir restaurantes “japoneses” por toda la geografía mundial no resulta extraño que hayan terminado haciendo lo propio con otros iconos de la cultura pop nipona. Y es que, tras las aportaciones coreanas (Erexion, Rayforce…) o tailandesas (Xpoler, Sport Ranger…) ahora le toca el turno a la visión china de las teleseries de efectos especiales. Robots, superhéroes futuristas y artes marciales con un toque al estilo de Shanghai.

Armor Hero contiene todos los componentes que uno cabria esperar, incluyendo superhéroes de rampantes armaduras robóticas, villanos que quieren destruir el mundo porque son así de malos, superpoderes especiales y mucha acción. Lo que parece ausente por completo (al contrario que las adaptaciones americanas y en menor medida las originales japonesas) es la comedia. No hay personajes subnormalizantes secundarios, no hay tipos con sobrepeso más torpes que Steve Urkle y Jerry Lewis combinados, no hay niños que den rabia haciendo trastadas ni monstruos mutantes en forma de tetera. Aquí la cosa va en serio, quedando los resultados más cerca del Doctor Who de los setenta que de los Power Rangers de los 90.

La trama presenta a un grupo de elegidos para defender el planeta usando el kung fu y poderes basados en los elementos esenciales (fuego, agua, aire…) que tienen que recuperar unas piedras preciosas antes de que los malvados de turno lo hagan, que usan para su provecho a criaturas que polucionan el medio ambiente.

Uno de los aspectos más curiosos de Armor Hero es que sigue los patrones de las teleseries chinas culebroneras, esto es, no hay un gran monstruo al final de cada episodio ni se sigue el esquema fijo tan manido de sus equivalentes japoneses. Aquí se cuenta una historia, y cuando el tiempo de la entrega se acaba continuará en la siguiente, aunque todo quede abierto.

Lo mejor: Un tokusatsu diferente, más adulto de lo habitual y con una ambientación nada convencional.

Lo peor: 52 episodios. Muchos son.