Made in China Goes to Udine

Anuncios

Gambling Apocalypse Kaiji (Kaiji: the Ultimate Gambler)

AÑO: 2009

DIRECTOR: Toya Sato

INT.: Kenichi Matsuyama, Tatsuya Fujiwara, Teruyuki Kagawa, Yuki Amami, Taro Yamamoto, Yuriko Yoshitaka, Ken Mitsuishi, Kei Sato.

GÉNERO: Thriller.

Espectacular blockbuster basado en el trepidante manga de Nobuyuki Fukumoto acerca de una organización que recluta a gente asediada por las deudas para someterles a juegos que sirven de pasatiempo en vivo para burgueses podridos de dinero. La organización funciona como un reino, y aquellos que pierden pasan a ser esclavos de por vida, condenados a trabajos forzados en el subsuelo. Kaiji es uno de los pobres diablos sin fortuna que cae en las garras de esta peculiar mafia, terminando como esclavo. Pero él es bastante más listo que la gente con la que están acostumbrados a tratar.

Pese a que el argumento pudiera recordar, a primera vista, a otras producciones similares (del estilo 13 Tzameti o la india Luck) esta cinta del director de la también recomendable Gokusen, the Movie, consigue sorprender y atrapar al espectador a través de sus diabólicos juegos de mesa, sus trampas mortales y la originalidad de muchos de sus recursos argumentales.

Ya adaptada en una serie de animación, es una de esas propuestas que consiguen hacer vibrar al público, el cual, y pese a las más de dos horas de película, se queda con ganas de más. No pasa nada, hay secuela a la vista.

Lo mejor: Dos horas de autentica emoción, con una banda sonora impresionante.

Lo peor: No tengo queja en absoluto sobre su trabajo pero, ¿no hay más actores jóvenes en Japón aparte de Kenichi Matsuyama?

The Emperor of Fighters

AÑO: 2009

DIRECTOR: Unaduki

INT.: Rio Nagasawa.

GÉNERO: Acción/Ciencia-Ficción/Porno.

Otra de esas películas que cuesta creer que existan. Esta infraproducción se apodera de los personajes del videojuego King of Fighters para realizar una versión para fetichistas, pajilleros y otras gentes de mal vivir. El hilo argumental es poco: la protagonista se va enfrentando a los enemigos del juego uno a uno, con barra de energía en la pantalla y todo, mientras de fondo la banda sonora recrea las músicas machaconas de los arcades de los 80. Las peleas hacen que las coreografías de las pelis turcas parezcan de Jackie Chan, pero como están llenas de efectos visuales (el After Effects, gran apoyo para las productoras de pocos recursos), gusanos gigantes, magreos y otras burradas, resultan entretenidas (sobre todo si has vaciado el mueble bar).

Aviso a la gente con furor genital: solo hay una escena porno, al final de la película. Los últimos diez minutos son una entrañable gangbang en la que el cast del juego al completo le da lo suyo a la vencida karateka. Creo que la pantalla final del juego de la Neo-Geo no se parecía mucho a esto.

Lo mejor: Enviar esto al espacio para compartirlo con otras razas interestelares. Si lo hacemos, jamás sufriremos una invasión.

Lo peor: El reciclaje de los puños de La Cosa de Los Cuatro Fantásticos. Aunque las pintes con purpurina, se nota que los has comprado en el Toys R Us.

Maid Droid

AÑO: 2008

DIRECTOR: Naoyuki Tomomatsu

INT.: Hiroshi Fujita, Hiroyuki Kaneko, Masayoshi Nogami, Yoko Satomi, Anri Suzuki, Mari Yamagushi, Akiho Yoshizawa.

GÉNERO: Ciencia-Ficción/Acción.

Una pequeña sorpresa del director de una de las mejores películas japonesas del 2009, Vampire Girl vs Frankenstein Girl. Maid Droid es un pinku eiga para salas de cine, una extraña película ambientada en un futuro cercano en el que los robots comienzan a convivir con los humanos. En la cinta, varias historias se suceden sin que, aparentemente, tengan nada en común, como la de un robot violador que causa el pánico en las oscuras calles de la ciudad, la policía que investiga dichos crímenes, y la dulce historia de amor entre una asistenta del hogar robótica y el hombre al que ha cuidado durante décadas. Dos puntos de vista acerca de la maldad y la bondad de los androides en territorio humano.

Siendo un pinku ya podéis apostar que el componente lúbrico va a ser alto. Lo bueno es que, al estar rodada en cine, y tener un director de creatividad a toda prueba tras la cámara (ya han pasado muchos años desde que Tomomatsu nos sorprendiera con Stacy), los resultados son innovadores, llenos de momentos absurdos (ese villano imposible) y con unos efectos especiales que sacan provecho de los animatronics a la vieja usanza. Cine erótico diferente, con una trama que homenajea a Pinocho y muchas señoritas desnudas.

Lo mejor: Toda una rareza en la filmografía de uno de los más prometedores directores jóvenes del cine nipón.

Lo peor: Que sigan inéditos los otros dos pinku que rodó para la productora Gensou Haikyusha.

Burst Ranger

AÑO: 2008

DIRECTOR: Motoharu Takauji

INT.: Kanami Okamoto, Shiori Kawana, Rui Chion, Riko Moriyama, Yuuki Matsuyama.

GÉNERO: Ciencia-Ficción/Acción.

En su empeño por combinar todos los conceptos posibles sin repetirse más de lo necesario, los de Zen Pictures combinaban aquí las aventuras de un grupo de Power Rangers femenino (que son gimnastas en sus ratos libres) con un saludable fetichismo mamario que llena el metraje de primeros planos de los escotes de las pechugonas actrices.

Poco argumento (las buenas contra las malas) y mucha acción y efectos visuales para una cinta bastante inocente entre lo que hemos podido ver ya. Incluso las consabidas escenas de tortura (que ocupan una parte mínima del relato) se limitan a atar a las disfrazadas heroínas una contra otra para que froten sus pechos en un alarde de creatividad erótico-bizarra. Para los que se quedaron con ganas de más, que no se preocupen, hay una secuela.

Lo mejor: Hay muchas escenas de acción y pésimas interpretaciones. Como los ninja-fraudes, pero en versión tokusatsu y con toques de Russ Meyer.

Lo peor: A juzgar por lo que se oye de fondo, hubo de haber una terrible invasión de grillos en la zona del rodaje.

Future X-Cops

AÑO: 2010

DIRECTOR: Wong Jing

INT.: Andy Lau, Barbie Hsu, Xu Jiao, Fan Bing-Bing, Eric Tsang, Ng Chung-Hin, Mike He, Fan Siu-Wong, Xiao Jian.

GÉNERO: Ciencia-Ficción/Comedia/Acción.

En esta puesta al día de la película de Wong Jing de 1993 Andy Lau interpreta a un policía del futuro que viaja hasta la China del 2020 para impedir que unos villanos biomecánicos terminen con la vida de un adolescente que, con los años, se transformará en un importante científico. En el mundo de hoy, un Lau transformado en cyborg prácticamente invulnerable, vive una vida como agente de policía, esperando el momento en el que pueda echar el guante a los malvados. Junto a él la hija (interpretada por Xu Jiao, la niña que hizo de hijo de Stephen Chow en CJ7) que tuvo en común con una compañera en el cuerpo policial, asesinada en el futuro por la banda de terroristas robóticos. Naturalmente, nadie debe descubrir su verdadera identidad, y también le está prohibida cualquier relación sentimental con alguien de la época presente, ya que pondría en peligro el futuro. Ni que decir tiene que no le será fácil resistirse.

Con tantos puntos en común con la reciente Kung Fu Cyborg como con las americanas Timecop y Terminator, el taquillero Wong Jing construye un ampuloso espectáculo cinéfilo al estilo del cine hongkonés de los primeros años 90, mezclando en la narración artes marciales y efectos especiales con humor absurdo, subtramas infantiles y momentos de blatante romanticismo (como si fuera una producción de Globomedia, vamos).

Entretenida, de buena factura y con escasas posibilidades de llegar al gran público fuera de Asia.

Lo mejor: Tokusatsu al estilo chino, abundante en comedia, acción y acertados efectos visuales.

Lo peor: Los críticos que echan en cara a Andy Lau protagonizar esta película. Supongo que han olvidado que Lau fue el protagonista, no hace mucho, de cosas como The Wesley’s Mysterious File, Saviour of the Soul 2 o el Future Cops original.

Kamen Rider Decade: All Riders vs Dai Shocker

AÑO: 2009

DIRECTOR: Osamu Kaneda

INT.: Masahiro Inoue, Ryouta Murai, Kanna Mori, Tatsuhito Okuda, Kimito Totani, Renji Ishibashi, Ren Osugi, Moe Arai.

GÉNERO: Ciencia-Ficción/Acción.

Una gran mejora en las adaptaciones cinematográficas de la saga del insecto motorizado, que abandona las tramas infantiles, y los trenes que viajan en el tiempo para centrarse en lo que interesa al público: toneladas de acción y efectos visuales. No creo que sus creadores vayan a abandonar esta línea, teniendo en cuenta que superó en taquilla a la última entrega de Harry Potter.

Y es que la película juega a las mismas cartas que la última cinta de Ultraman, ejercitar la sana nostalgia como pretexto para dar un toque a unas adaptaciones que necesitaban renovarse en la gran pantalla. La historia comienza planteando el Battle Royale de la serie Kamen Rider, con un pretexto apocalíptico que obliga a todos los KR de la historia a enfrentarse entre sí hasta que solo quedase uno. Cuando se descubre que detrás de todo se encuentra otra diabólica criatura de aspiraciones megalómanas, todos los superhéroes unen sus fuerzas por primera vez en la historia para aniquilar al invasor.

Además, aparecen dos nuevos Riders en la cinta: Kamen Rider Double (protagonista de la nueva serie de TV) y el aún inédito en formato catódico Kamen Rider Kuuga Rising Ultimate.

Lo mejor: Mucha, mucha acción para amantes del karate futurista.

Lo peor: Puede ser necesario un conocimiento básico de la franquicia antes de verla.