Kung Fu Pocong Perawan

AÑO: 2012

DIRECTOR: Yoyok Dumpring

INT.: Jessica Iskandar, Olga Syahputra, Daus Mini, Yadi Sembako, Rizky Putra.

GÉNERO: Comedia/Terror.

Otra aberración chascarrillera del cine indonesio, cuya originalidad reside en mezclar cine romántico, monjes de shaolin y fantasmas amortajados al estilo nacional. Como era de prever todo en la película es tercermundista.

El protagonista es un amanerado monje de shaolin que se quiere ligar a la guapa del templo. Con ayuda de un amigo enano se hacen pasar por momias para luchar contra los malos y ganarse el favor de su amada.

La comedia está dirigida a analfabetos desdentados de las junglas interiores de Nueva Guinea mientras la acción la debe de hacer coreografiado el orangutan aquel que hacía películas con Burt Reynolds. Para fans del humor de enanos y retrasados.

Lo mejor: Ese poster inspirado en Kung Fu Panda. Ole.

Lo peor: Debe ser el monasterio de Shaolin con la nota de admisión más baja de toda Asia. Menudos inutiles.

Score: 2/10

Modus Anomali

AÑO: 2012

DIRECTOR: Joko Anwar

INT.: Rio Dewanto, Hannah Al Rashid, Aridh Tritama, Izzi Isman, Sadha Triyudha, Jose Gamo.

GÉNERO: Terror.

Uno de los niños prodigio del nuevo cine de terror indonesio, autor de la notable The Forbidden Door, cambia de registro con una película cuya percepción cambiará según te coja el día. Algunos entrarán en el juego rompecabezas de su estructura narrativa a lo David Lynch, para otros no será más que una tomadura de pelo.

El arranque no puede ser más interesante: un hombre que despierta semienterrado y amnésico en mitad de un bosque que va encontrando instrucciones extrañas sobre lo que debe de hacer. Entre la confusión se suceden las muertes. Esta trama, que podría haber dado para un interesante corto, y más teniendo en cuenta como termina hilándose todo, es presentada de una manera (pretendidamente) confusa, salpicada de asépticos asesinatos que solo tienen sentido en una parte final donde la violencia estalla de nuevo.

Lo dicho: habrá quienes vean aquí el futuro del cine terrorífico. Yo me aburrí como una ostra.

Lo mejor: Pese a todo, el desenlace entre Los Cronocrímenes y la Dimensión Desconocida, no deja de tener su ingenio.

Lo peor: La hora larga de metraje insufrible a oscuras que nos regala el sr. Anwar.

Score: 4/10

The ABCs of Death

AÑO: 2012

DIRECTORES: Noboru Iguchi, Yudai Yamaguchi, Timo Tjahjanto, Banjong Pisanthanakun, Yoshihiro Nishimura y otros.

INT.: Varios.

GÉNERO: Terror/Comedia.

Es un hecho sin precedentes que en una antología que bate records de segmentos (26, nada menos) el nivel se mantenga tan alto durante toda la proyección con apenas 3 o 4 discutibles. La selección incluye directores de todo el globo terráqueo, así que mejor me ciño a la colaboración asiática, que es lo que nos interesa aquí.

Estupendos los chicos de la Sushi Typhoon, con sus tres provocaciones fílmicas de 3 minutos, en las que tenemos sushis asesinos, homenajes a Kubrick y comedias macabras con ejecuciones demenciales.

Otro cantar nos ofrece el indonesio Timo Tjahjanto, con un segmento extremo en el que masturbación y muerte se unen a pederastia y otras delicadezas en el que es uno de los más originales y provocadores episodios de la película. También el director de Shutter tuvo a bien realizar un corto para esta producción internacional, pero como soy incapaz de recordar su contenido me abstendré de mayor comentario.

Lo mejor: El delirio sensorial al que llega el corto de Noboru Iguchi.

Lo peor: La mala memoria que tengo.

Score: 7/10

Pirate Brothers

AÑO: 2011

DIRECTOR: Asun Mawardi

INT.: Robin Shou, Verdy Bhawanta, Yayu A.W. Unru, Marcio Fernando da Silva, Andrew Lincoln Suleiman, Karina Nadila

GÉNERO: Acción.

Con 52 años Robin Shou parece haber hecho un pacto con el diablo, manteniendo intacto su aspecto y habilidades marciales que demostraba en el cine de Hong Kong de los 80. Tras unos años perdiendo el tiempo en subproducciones americanas (incluyendo secuelas varias de Death Race y Street Fighter) vuelve a demostrar lo que vale en una producción indonesia al estilo del extinto cine cantonés del pasado.

La historia arranca con un prologo de más de media hora en el que se nos relata el encuentro entre los protagonistas, hermanos (no) de sangre a los que la vida convierte en enemigos inesperados. Como es de esperar, el argumento desvela una sorpresa inesperada (que no desvelaré), aunque no tarda en dejar de lado el desarrollo narrativo para convertirse en el festival de

stunts y artes marciales que espera ver el consumidor.

Aunque la primera mitad es irregular (aunque no aburrida) la segunda contiene momentos de pura adrenalina dignos de aplauso. Atención a las tomas falsas y a como se deja la piel el señor Bhawanta, todo un descubrimiento.

Lo mejor: Buena acción y créditos técnicos y música de veteranos del cine hongkonés.

Lo peor: ¿Por qué al dar el estirón el personaje que interpreta Robin Shou se convierte en angloparlante?

Misteri Hantu Selular

AÑO: 2011

DIRECTORA: Indra Tirtana

INT.: Celine Evangelista, Boy Hamzah, Reynavenzka, Permadi Sh, Gita Sinaga, Guruh Soekarnoputra, Umar Syarif, Udjie Tongky.

GÉNERO: Terror.

Otra ración indonesia de fantasmas de pelo Pantene y chicas en bikini tan prescindible como la mayor parte de ellos. Compararla con Llamada Perdida no sería adecuado, a nivel cinematográfico no puede decirse que pertenezcan al mismo universo.

Todo arranca con un terrible crimen perpetrado años atrás en una aldea remota, en la que unos jóvenes de acampada con las hormonas a tope son masacrados por una señora mayor. Como la chica es encerrada en su ataúd junto con su móvil de última generación, su espíritu queda atrapado en él, esperándose a, unos años más tarde, dar la brasa fantasmal a otro grupo de chavales.

Poca chicha, poca sangre y poco de todo en una película donde lo más reseñable es la banda sonora que repite machaconamente un tema musical melancólico que parece escapado de un softcore italiano de los 70.

Lo mejor: Los títulos de crédito con el paseo virtual por las ruinas.

Lo peor: No es que no de miedo, es que no sirve ni para la sección de bizarradas.

Kidnapping Miyabi

AÑO: 2010

DIRECTORES: Raditya Dika, Findo Purwono

INT.: Nicky Tirta, Herfiza Novianti, Kevin Julio, Maria Ozawa, Alessia Cestaro, Hjardi Fadhillah, Rizky Mozil, Farish Nahdi.

GÉNERO: Comedia.

El presupuesto del cine indonesio no debe de dar más que para que las estrellas del porno internacional, como Sasha Grey o Maria Ozawa, protagonicen cameos en sus películas. De otro modo no se entiende que el gancho principal de esta producción ocupe en pantalla menos del 10 por ciento del metraje.

Tampoco es que la mayor presencia de la felatríz hubiera salvado de la hecatombe esta tontorrona comedia juvenil. No hay en ella nada mínimamente interesante aparte del extended cameo de la Ozawa. La trama principal está protagonizada por tres adolescentes con ganas de perder la virginidad que, intentando salvar a la que ellos pensaban que era una estrella japonesa terminan “secuestrando” a una ciudadana china de paso por Jakarta. Aún siendo el argumento central, la mayor parte de la película son los chascarrillos de costumbre, el romanticismo pastelero y la intrascendencia cósmica. Solo apta para adolescentes oriundos con fetichismos japófilos.

Lo mejor: Si eres fan de Maria Ozawa revisitar su filmografía X.

Lo peor: La chica parece haberse dejado la fotogenia en Tokio.

The Raid

AÑO: 2011

DIRECTOR: Gareth Evans

INT.: Iko Uwais, Donu Alamsyah, Ananda George, Yayan Ruhian, Ray Sahetapy, Verdi Solaiman, Joe Taslim.

GÉNERO: Acción.

Justo cuando estamos esperando que los tailandeses espabilen después de la pólvora mojada de estos últimos años llegan los indonesios y nos demuestran que lo de Merantau no fue lo típico de la flauta que suena por casualidad. Es más, The Raid hace que recordemos Ong-Bak como una comedia familiar de la Disney.

La película de Gareth Evans es explosiva (literalmente) de principio a fin. Con un nimio hilo argumental (un comando que tiene que asaltar un bloque de pisos controlado por una banda de mafiosos) el director construye un impactante espectáculo de acción sin limites capaz de convencer hasta a los más reticentes del género.

Las coreografías y la dirección son excelentes, combinando kick boxing con kung fu y añadiendo secuencias de brutal violencia (siempre dentro de lo cartoon) de las que provocan aplausos espontáneos en la platea.

Puede quedar tópico decir que Iko Uwais es el nuevo Tony Jaa, pero es que es tan cierto como que estás leyendo esto.

Lo mejor: Cada década hay una sola película como esta. Más vale que no te la pierdas.

Lo peor: Que los americanos sigan haciendo un cine de acción tan patético después de saber que existen películas como esta.