High Kick Girl

AÑO: 2009

DIRECTOR: Fuyuhiko Nishi

INT.: Rina Takeda, Ryuki Takahashi, Kyoji Amano, Masahiro Sudo, Akihito Yagi, Kazuma Yamane, Shinji Suzuki, Mayu Gamo.

GÉNERO: Comedia.

Ya tenemos otra nueva femme fatale en el panorama. A Yeeja Yanin y Jiang Luxia se une ahora la japonesa Rina Takeda, una chiquilla de aspecto inofensivo capaz de lanzar los golpes más demoledores.

High Kick Girl no logra ser al cine lo que Ong-Bak al muay thai, pero se queda muy cerca. Las peleas son contundentes, con golpes reales y coreografías que hacen espectáculo de las cualidades físicas de los intérpretes. El guión es tan profundo como el de una recreativa de hostias de hace décadas. De un lado está la chica díscola que adora demostrar sus habilidades para dejar ko a sus oponentes y su paciente maestro, que busca la fidelidad absoluta al arte marcial nipón por excelencia; del otro lado, los luchadores más letales del planeta, los destroyers, cuyo cabecilla tiene cuentas pendientes con el maestro de la joven. O lo que es lo mismo, pelea tras pelea, como en las producciones clásicas del género, con una banda sonora que invita al intercambio de bofetadas (evocando a aquellos clásicos de Sonny Chiba) y un montaje que repite las mejores jugadas, como en Estudio Estadio.

Lo mejor: Cine de artes marciales en estado puro para fans del género.

Lo peor: Si no fuera por las repeticiones de los mejores golpes la película duraría 60 minutos.

Anuncios

The Legend of Brown Sugar Chivalries

AÑO: 2008

DIRECTORES: Yu Hua-Kun, Je Han-Chen

INT.: Wang Zi, Xiao Xun, Ah Wei, Ya Tou, Xiao Man, Mei Mei, Carmen Tang, Michelle Zhang.

GÉNERO: Acción/Fantástica.

Durante los años 80 Robert Tai revolucionó la televisión taiwanesa con diversas teleseries de acción marcial protagonizadas por ninjas. Desconozco si el maestro Tai ha tenido algo que ver con esta serie de TV, pero las coreografías que en ella aparecen bien podría haberlas firmado él. Y también aparecen ninjas, ojo.

Es una pena que los protagonistas no sean expertos luchadores sino ídolos de la canción (miembros de grupos como Lollipop, Choc 7 o Hey Girl) ya que de ese modo podríamos verles la cara durante las fantasiosas luchas, llenas de kameames a lo Dragon Ball y efectos de cable sin descanso. Tampoco es algo tan grave, pero hay un sector de aficionados que huyen de cualquier producción protagonizada por adolescentes ultrafashion y que pueden morir entre espasmos con solo ver unos cuantos minutos del episodio piloto.

Para los demás (entre los que me incluyo) la serie es muy recomendable: tiene un ritmo adrenalínico, bastante acción y f/x (al menos en los primeros capítulos que he visto), su componente romántico y culebronero (indispensable) y un argumento a lo Harry Potter (escuelas de kung fu sobrenatural enfrentadas, hechizos secretos, tensiones sexuales y equívocos, ese tipo de cosas).

Es la única teleserie asiática que me ha enganchado en estos últimos tiempos. Por algo será.

Lo mejor: Como ver una serie de anime en imagen real. Mucha acción y desverguenza argumental.

Lo peor: La voz de ardilla de la novia del protagonista. Hasta los pitufos tienen una voz más grave.

Ang Darling Kong Aswang

AÑO: 2009

DIRECTOR: Tony Y. Reyes

INT.: Vic Sotto, Christine Reyes, Agot Isidro, Dante Rivero, Ritchie D’Horsie, Jean Garcia, Rafael Rossell, Denise Laurel.

GÉNERO: Comedia fantástica.

Las películas de Tony Reyes cada día son más infames. Incluso cintas tan trash como Alyas Batman en Robin (editada en España en el delirante digipack Batsploitation) o Lastikman eran entretenidas en su combinación de cutrefectos especiales y comedia. Sus películas de hoy carecen de ritmo, el humor no funciona (al menos fuera de Manila) y para colmo son extremadamente largas.

Vic Sotto es el protagonista de nuevo. Un hombre que se enamora de una vampira provocando las iras de las criaturas de la noche. Un pretexto para enlazar gags que parecen salidos de la peor telecomedia con secuencias de drama que provocan espasmos en nuestros esfínteres.

Resumiendo: vampiros que parecen un cuerpo de baile flamenco, travestis, enanos deformes, Jackie Woo repartiendo guantazos (no confundirle con el chino Jacky Wu, este es aquel japo-filipino que practicaba el kung fu dancing en Total Aikido), humor idiota con humoristas que deberían llevar décadas jubilados y algunas secuencias memorables de acción y efectos visuales durante los últimos 20 minutos.

Lo mejor: Ese par de escenas buenas, demasiado caras para mantener el nivel durante todo el metraje. Mucho mejor meter sketches a lo José Luís Moreno.

Lo peor: Si los vampiros van descamisados, ¿por qué las vampiras van más tapadas que una monja en semana santa?.

Dream Team

AÑO: 2008

DIRECTOR: Leo Kittikorn.

INT.: Sakonrat Woraurai, Amarin Nitiphon, Kert Kitchareoun, Kritsada Chanapaicharoensuk, Sanpawat Surakreangsak, Thanatad Kwansaitam.

GÉNERO: Comedia.

En fin. Yo pensaba que iba a ser una de esas cintas deportivas de proezas imposibles a lo Shaolin Soccer y me encuentro con una película acerca de un entrenador de futbol y la difícil tarea de conseguir que un grupo de parvulitos ganen una competición de tirar de la cuerda.

Cine infantil que agradará a treintañeros con hijos pequeños y aficionados a las películas familiares. Técnicamente impecable, la película se beneficia de unas interpretaciones convincentes de las precoces criaturas (cada una con su propia personalidad individual) y de un guión ingenioso lleno de momentos inesperados que hace de un tema banal una epopeya épica capaz de atrapar al espectador hasta el ansiado desenlace.

Todo un cambio de registro para el director de The Bullet Wives o Bus Lane, de nuevo aprovechándose de la vis cómica de los protagonistas de esta última.

Lo mejor: Las interpretaciones de los preescolares. El director habrá tenido que sudar sangre para conseguirlas.

Lo peor: Es posible que no te interesen demasiado las competiciones extraescolares de unos niños de 5 años.

Ang Panday

AÑO: 2009

DIRECTORES: Mac Alejandre, Rico Gutierrez.

INT.: Ramon “Bong” Revilla Jr., Iza Calzado, Phillip Salvador, Rhian Ramos, Geoff Eigenmann, Joonee Gamboa, John Lapus, Carlos Morales.

GÉNERO: Fantástica.

No entiendo la razón de hacer nuevas versiones de cintas clásicas. Ni lo entiendo cuando son los americanos los responsables ni cuando la fiebre del remake les da a los asiáticos. Seguramente, la idea de traer a las nuevas generaciones la película de fantasía heroica más famosa del cine filipino sonaba bien sobre el papel. Al final, tener unos excelentes efectos de animación y un coreografo hongkonés (Phillip Ko)  no han sido suficientes. Ang Panday está lejos de repetir la magia del film original.

El primer Ang Panday (1980) convirtió a su protagonista, Fernando Poe Jr., en un mito. Cuando dio el salto a la política se le conoció con el sobrenombre Ang Panday (el herrero), un personaje que interpretaría en tres ocasiones en el cine. Para Ramon “Bong” Revilla Jr. tampoco es una novedad el ponerse en la piel del héroe legendario que ha de liberar al mundo de la tiranía del diabólico Lizardo. Empuñó la espada mágica en Dugo ng Panday en 1993, en una secuela más o menos oficial, que aun vería más encarnaciones en la pantalla grande (con otros protagonistas) y una serie de televisión de hace unos años.

Este remake hace aguas argumentalmente y si no fuera por las numerosas secuencias de acción y efectos especiales se condenaría al ostracismo más absoluto. La acción tiene momentos brillantes y otros (los más) terribles, mientras que la infografía se encuentra al nivel de cualquier producción americana (los dragones gigantes no desmerecen en nada a los de la multimillonaria Dragon Wars) dando sopas con honda a la mayoría de cintas de reptiles gigantes del Scifi Channel.

En definitiva, es solo recomendable para fans hardcore de la fantasía pinoy que no esperen ver otro Resiklo o Exodus. Esta se queda bastante atrás.

Lo mejor: Los dragones infográficos. Se nota que no los han hecho los mismos que los penosos cromas de ambientación.

Lo peor: Lo escasamente original del guión, lleno de tópicos y momentos de puro sopor.

Exciting Heroine Mighty Ami

AÑO: 2008

DIRECTOR: Eiji Kamikura.

INT.: Nana Saeki.

GÉNERO: Acción/Fantástica.

Cuanto tienen que aprender las actrices porno occidentales de las japonesas. Todas ellas tienen en sus filmografías títulos de acción que demuestran que se defienden de igual manera en una orgia con 30 caballeros que practicando el kung fu contra diabólicos extraterrestres.

Nana Saeki es la felatriz convertida en femme fatale que da vida a la guerrera Mighty Ami, poseedora del secreto más preciado de un científico (que los villanos no logran conseguir ni sometiéndola al suplicio de san Sebastián, crucificada y clavándole flechas puntiagudas). Cuando descubre que el secreto del fallecido inventor está oculto en sus pendientes se transforma en la heroína galáctica que se enfrenta (con unas coreografías mucho mejores que muchas películas de acción de serie A) a los enmascarados karatekas de turno. Unas cuantas peleas más tarde es capturada de nuevo para enfrentarse a un nuevo villano, mitad humano mitad dragón, cuyos brazos son cocodrilos (una prueba irrefutable de que las drogas sintéticas hacen estragos entre los guionistas nipones) que crece de tamaño y se convierte en una bestia inenarrable (ver fotografías a falta de trailer) que se la traga, continuando la lucha en el estómago de la bestia, como Pinocho. Pese a estar protagonizada por la Saeki no hay sexo explícito, y solo enseña media teta. Por cierto, fabuloso el tema musical: digno de una serie supersentai no-bizarra.

Lo mejor: Hay bastantes peleas que no están mal. Y lo del cocodrilo gigante es de ver para creer.

Lo peor: Ustedes mismos.

72 Tenants of Prosperity

AÑO: 2010

DIRECTOR: Eric Tsang.

INT.: Jacky Cheung, Anita Yuen, Eric Tsang, Joyce Cheng, Charmaine Sheh, Linda Chung, Bosco Wong, Joyce Tang.

GÉNERO: Comedia.

The House of 72 Tenants fue un éxito de taquilla de 1963 basado en una obra de teatro que narraba las aventuras y desventuras de una comunidad de vecinos. Diez años más tarde la Shaw Brothers produciría un remake dirigido por el especialista en cine de espadas Chor Yuen, que reunía a un reparto lleno de estrellas del cine y la televisión de la época, un clásico cuya popularidad perdura hasta nuestros días.

72 Tenants of Prosperity recupera aquel espíritu de comedia coral adaptándola a lo que tradicionalmente son las comedias cantonesas de año nuevo. Producida por la Shaw Bros. de hoy, aúna las abundantes referencias al cine y cultura pop de antaño con millares de cameos de la tele y el cine hongonés del pasado (muchos imposibles de identificar por el aficionado occidental, otros más cercanos, como los actores veteranos de la resucitada productora o las viejas canciones del simpar Samuel Hui) en una comedia sobre familias enfrentadas, romances prohibidos a lo Romeo y Julieta (todo en clave de humor) y el viejo proverbio de “la unión hace la fuerza” como leit motiv. Impresionante algún número musical y con momentos desternillantes.

Lo mejor: Estrellas de ayer y de hoy en una comedia muy entretenida que a la vez es un homenaje a los clásicos cantoneses del género.

Lo peor: Según parece, muchos de los chispeantes diálogos llenos de juegos de palabras se pierden en la traducción.