The Vanquisher

AÑO: 2009

DIRECTOR: Manop Udomdej

INT.: Sopita Sribanchuen, Kessarin Ektawatkul, Pete Thongchua, Jacqueline Apithananont, Saranyu Wongkrachang.

GÉNERO: Acción.

Todo es relativo. Por mucho que me meta con Thai Dragon sé que es infinitamente mejor que cualquier actioner de Steven Seagal rodado en Bulgaria. Y por mucho que pueda objetar cuan mejorable podría ser Brave, puede leerse entre líneas que su acción no es nada desdeñable, sobre todo comparada con las películas que conforman el grueso del cine de acción tailandés. Como este Vanquisher, que me ha recordado en demasía a los primerizos thrillers de Godfrey Ho, llenos de complicaciones innecesarias y flojos en acción.

Porque la acción, lo que se dice la acción, no es el plato fuerte de esta película del director de Boa (otra muestra de que en Tailandia no saben hacer cintas de serpientes gigantes) llena de complicadas conspiraciones internacionales, robos de documentos, agentes dobles y traiciones. Lucha contra el terrorismo islámico en el lejano oriente, con la CIA metiendo sus zarpas para enrarecer las relaciones internacionales. Un momento. No sé para que cuento todo esto, si de lo que se trata aquí es de que salgan muchas chicas con espadas (y algunos primeros planos gratuitos de su anatomía), de mostrar al mundo los usos más destructivos de la infografía y la postproducción, y de torturarnos con un reparto de aspirantes a interpretes que hablan inglés pese a no haber llegado ni al nivel básico. Los fans de la acción que vayan directamente a los últimos minutos de la cinta (lo que se ve en el trailer, vamos). Hasta entonces toda la que hay es lamentable y con un montaje-picadillo a lo Ninja Assassin.

Quizá haya tenido que ver en la estructura tan dislocada del film la decisión del productor de eliminar todas las escenas en las que aparecía la joven actriz Chotiros Suriyawong, después de que esta apareciera en la gala de los oscars tailandeses con un vestido (buscad en internet) que dejaba buena parte de su cuerpo serrano al desnudo. Parecido a lo que ocurrió con Paz Vega en los Goya, solo que aquí no pasó nada. Más enseña la sevillana en las películas, claro.

Lo mejor: Ese póster, ejemplo de la creatividad del diseño gráfico thai. Que tenga o no que ver con la película eso ya es aparte.

Lo peor: No hay subtítulos, aunque la mayor parte de diálogos son en inglés (con una variedad de acentos a escoger).

Wangan Midnight, the Movie

AÑO: 2009

DIRECTOR: Atsushi Muroga.

INT.: Yuichi Nakamura, Ryoko Kobayashi, Kazuki Katou, Rio Matsumoto, Yoshihiko Hakamada.

GÉNERO: Acción.

Excelente. No ha sido una sorpresa, sabiendo que dirigía Muroga, uno de los mejores especialistas en cine de acción del cine japonés actual. Aunque no seas fan del cine motorizado, es imposible aburrirse con esta frenética cinta.

Lo que sí ha sido una sorpresa es descubrir el bagaje detrás de Wangan Midnight. Yo sabía que esta película estaba basada en un manga de éxito, pero desconocía por completo que, además de una serie animada y numerosos videojuegos, ya se hubieran realizado otras 12 películas basadas en el mismo cómic. Un curriculum de impresión.

La película narra la obsesión de un joven por reparar y conducir un deportivo prácticamente destruido en un trágico accidente. No tardará en encontrar gente que le advertirá de los peligros que entraña ponerse al volante de ese coche, sobre el que pesa alguna clase de maldición. No en vano lo conocen como el Diablo-Z.

Si las escenas de velocidad eran perfectas ya en Supercub, Muroga lleva las de esta cinta a niveles de adrenalina pura, trasmitiendo al espectador la sensación de velocidad a través de la pantalla. Nada de trucos de postproducción, los especialistas se juegan el tipo a toda pastilla por la carretera (escenas realizadas por un equipo de stuntmen filipinos, a los que el realizador debió conocer cuando rodaba por allí aquellos heroic bloodshed con Riki Takeuchi) haciendo saltar al público de la butaca.

Como única baza en su contra (por buscarle alguna) solo juega la sensación de irrealidad absoluta de la historia, en un Japón en el que parece no importar a las fuerzas de la ley las carreras ilegales en autopistas transitadas (ni un solo policía en toda la película) y donde todos los personajes son, o han sido, corredores ilegales, indiferentemente de que sean cirujanos, profesores o modelos de publicidad. En definitiva, acción al más puro estilo manga.

Lo mejor: The Fast and the Furious es Chitty Chitty Bang Bang al lado de esta.

Lo peor: Que ya tenemos ganas de ver la nueva entrega anunciada al final de los créditos.

True Legend

AÑO: 2010

DIRECTOR: Yuen Woo-Ping

INT.: Vincent Zhao, Zhou Xun, Jay Chou, Michelle Yeoh, Guo Xiaodong, Andy On, Cung Le, Feng Xiaogang.

GÉNERO: Artes Marciales/Swordsplay.

Desde que en 1996 dirigiera la secuela oficiosa de Taichi Master, Yuen Woo-Ping no había vuelto a sentarse en la silla del director en un rodaje, ocupado como estaba dirigiendo la acción de cintas como Matrix, Kill Bill o El Reino Prohibido. Con True Legend regresa al género y época que mejor se le ha dado siempre. Un argumento clásico para una película como las de antes pero con los medios de hoy.

Vincent Zhao (o Zhao Wenzhou) interpreta al mendigo So, en la legendaria historia del maestro So Hai, un personaje que, para muchos, siempre irá unido al carisma inigualable del desaparecido Yuen Hsiao-Tien, que dio vida al peculiar luchador en el clásico del cine de kung fu El Mono Borracho en el Ojo del Tigre (igualmente dirigida por Woo-Ping, hijo del entonces octogenario actor).

La historia arranca con una venganza. La del resentido hijo de un practicante del kung fu venenoso (ver los Venoms de la Shaw Brothers, para más información al respecto) que asesina a su padrastro y culpable de su orfandad. Su hermanastro buscará irá en su busca, pero antes habrá de soportar distintos entrenamientos y duelos con enemigos tan absurdos como el dios del wushu, para lograr llegar hasta la maestría de las artes marciales.

Woo-Ping disfruta y nos hace disfrutar con unas secuencias de acción que son puro espectaculo, un banquete de fantasía y acción en el que combina con astucia las técnicas clásicas de cable y rabiosas coreografías cuerpo a cuerpo con un uso creativo de la infografía. De momento, True Legend acaba de arrebatarle el título de mejor cinta de acción de este recién iniciado año a 14 Blades. Veremos si alguna otra consigue superarla. La cosa está complicada.

Lo mejor: Un reparto de impresión que incluye también a Liang Chiajen, Gordon Liu, el hipertrófico Conan Stevens o el exluchador de la WWF Eric “Butterbean” Esch.

Lo peor: La mínima participación del malogrado David Carradine en un papel póstumo. Maldito el día en el que se metió en el armario.

Nota: La película tiene diversas escenas filmadas en 3D que tienen que ser de lo más espectacular en su versión cinematográfica. Esperemos que el próximo Sitges pueda hacerse con ella.

Brave

AÑO: 2007

DIRECTORES: Thanapon Maliwan, Afdlin Shauki.

INT.: Mike B., Vanchart Chunsri, Rapeepan Buthong, Selina Lo, Dean Alexandrou, Supakson Chaimongkol, Sahaschai Chumrum.

GÉNERO: Acción.

Dice la carátula que Mike B. es el heredero de Jackie Chan. No es cierto. No son familia. Y Jackie Chan ni siquiera está muerto.

Hablando en serio, Mike B. es hoy bastante mejor luchador de lo que era cuando rodó Brave hace tres años. Lo hemos comprobado en The Sanctuary. Eso no quiere decir que no le quede camino por recorrer para colocarse en la primera fila del cine de acción internacional. Mike B. es un especialista, y de los buenos. Nos asombra en las acrobacias y en los stunts (él y todo el equipo del film) pero a la hora del combate cuerpo a cuerpo es (pese a los esfuerzos del director de acción por crear coreografías a lo Jackie Chan, usando mobiliario) tosco e impreciso. Sustituir el kung fu chino por el thai-boxing tampoco ayuda, pese a que Tony Jaa se empeñe en hacernos creer lo contrario en sus películas. Patada-golpe-patada, acción-reacción. No hay juego de bloqueos y ataques a ritmo endiablado. Hasta esa de Jackie de los críos tiene mejores coreografías.

La historia no ayuda a sumar cualidades a Brave: no hay por donde cogerla y esos intentos de comedia de la primera mitad provocan vergüenza ajena. Un ejemplo de comedia de acción thai recomendable podría ser The Bodyguard 2 y ese arranque de veintitantos minutos cortando el aliento al espectador. En Brave nos queda disfrutar de los peligrosos stunts (dignos de aplauso) y olvidarnos de un guión deleznable interpretado por un reparto en el que los actores brillan por su ausencia.

Lo mejor: Un equipo de especialistas que merecen una película mejor.

Lo peor: Humor tailandés doblado al español: pocas cosas hay más patéticas.

Yamagata Scream

AÑO: 2009

DIRECTOR: Naoto Takenaka

INT.: Naoto Takenata, Akira, Noboru Iguchi, Maiko, Riko Narumi, Keiko Oginome, Saaya, Kazuki Sawamura.

GÉNERO: Comedia Fantástica.

No hay más que leer las críticas que circulan por la red para darse cuenta de la cantidad de gente que habla sin tener ni puta idea. A todos los que van diciendo por ahí que esta es la peor película de la historia del cine me los traía a mi casa durante una semana para hacerles una sesión de training viendo cine 24 horas diarias con la creme de la creme de la caspa universal, a ver si aprendían algo de la vida.

Para empezar, estamos ante una producción Gaga, una compañía que era sinónimo de cine gamberro años atrás (fueron estos nipones los que coprodujeron junto a la Troma cosas como El Vengador Toxico 2 o Sgto. Kabukiman) y hoy en día continúan financiando este tipo de comedias imprevisibles e histéricas, en esta ocasión una surrealista historia digna de la mente enferma de un José Luis Cuerda de ojos rasgados.

De un lado tenemos a unas colegialas de excursión, del otro un pueblecito montañero (ciertamente anormal) que busca maneras de atraer turismo. Un monumento derribado y la maldición del pasado hace que regresen del otro mundo samurais-zombi, los cuales, unidos a los esperpénticos lugareños no dejaran mucho tiempo al aburrimiento del espectador. Es más, la cinta va in crescendo en lo que a situaciones bizarras se refiere, hasta llegar a un big bang repleto de efectos especiales, violencia y desparrame.

Con estos antecedentes está claro que la película no agradará a todos los paladares, pero a los cinéfilos curiosos les merecerá la pena el esfuerzo para conseguirla (hoy en día, poco).

Lo mejor: Comedia absurda y visceral en la mejor tradición manga.

Lo peor: Que tu idea de una comedia perfecta sea Resacón en Las Vegas. Pasa de largo.

World Cupp 2011

AÑO: 2009

DIRECTOR: Ravi Kapoor

INT.: Ravi Kapoor, Manisha Chetterjee, Prem Chopra, Zakir Hussain, Smita Jaykar, Ehsan Khan, Suresh Oberoi, Kashmira Shah.

GÉNERO: Deportivo/Thriller/Musical

A veces pienso que es mucho más útil reseñar una mala película que una buena. Al fin y al cabo estas últimas suelen ser más fáciles de identificar. Las otras suelen engañarnos escondiéndose detrás de pósters medianamente interesantes y nombres desconocidos. También suele ser útil distinguir esas tan malas que provocan la algarabía colectiva de las que son como esta, escombro y derribo.

Es esta una historia de redención. De un hombre que lo hizo mal aceptando el soborno que provocó el desencanto y la decepción de los seguidores de la selección nacional de cricket india. Años más tarde, vuelve junto a sus jugadores para demostrar que sigue siendo el mejor, y que ha dejado atrás su afición por el dinero fácil.

Ravi Kapoor dirige, protagoniza, escribe, canta y baila en este pedazo de celuloide infecto. El guión parece el trabajo de fin de curso de un niño de primaria, con multitud de situaciones inconclusas y un retrato de Bombay en el que la delincuencia organizada domina la política, el deporte y la policía absolutamente pueril, basado más en la sobredosis de películas de serie B (como esta) que en cualquier intento de reflejar algo real.

Ni puñetero caso al póster. No es una película de acción. La mayor parte de la misma es un extenso partido de un deporte que me es tan familiar como la cría del alimoche en cautividad. Lo que en películas como Evasión o Victoria y Lagaan funcionaba aquí se convierte en una experiencia tan poco recomendable como una maratón de Escenas de Matrimonio con comentarios de José Luis Moreno. El horror.

Lo mejor: Cerrar los ojos y repetir, es solo una película, es solo una película…

Lo peor: Escotes censurados ópticamente al libre albedrío. Ahora te veo la pechuga, ahora no te la veo.

The Sniper

AÑO: 2009

DIRECTOR: Dante Lam.

INT.: Edison Chen, Richie Jen, Huang Xiaoming, Bowie Lam, Michelle Ye, Wilfred Lau, Jack Kao, Dick Liu.

GÉNERO: Thriller/Acción.

Esta ha sido la última película de Edison Chen en Hong Kong, tras el escándalo que le convirtió en el rey del porno amateur, al salir a la luz las fotos y videos en los que intercambiaba fluidos con celebridades tan populares como Cecilia Cheung o Gillian Chung. Posiblemente, el mundo del cine nunca llore su retirada forzosa.

Y es que Edison Chen es un petardo de actor. En The Sniper se limita a poner cara de empanao mientras el resto de actores del reparto (excelentes Jack Kao, Richie Jen y Huang Xiaoming) acarrean con el peso de la historia y aportan credibilidad al asunto.

Esta historia de rivalidad entre tiradores de la policía, ex-agentes esquizofrénicos y mafiosos objeto de venganza quizás no sea la mejor película de Dante Lam (que tiene tres películas previstas de estreno para este 2010, incluyendo la secuela de Beast Stalker), pero para los seguidores del policial cantonés no resulta un plato desdeñable, especialmente en su segunda mitad, donde el realizador hace alarde de técnica y ritmo, convirtiendo su desenlace en todo un homenaje a los duelos del far west.

Lo mejor: Siempre se agradece un plato de cine negro hongkonés de clase A, y más si contiene buenas secuencias de acción.

Lo peor: Edison Chen, fotógrafo amateur y pésimo actor.