Sawako Decides

AÑO: 2010

DIRECTOR: Yuya Ishii

INT.: Hikari Mitsushima, Ryo Iwamatsu, Kira Aihara, Masashi Endo, Makiko Amuro, Kurt Chiba, Katsuki Emura, Yumi Hirose.

GÉNERO: Comedia Dramática.

Sawako es una joven mediocre que vive una vida mediocre en Tokio. Nada se salva de la mediocridad: su trabajo, su vida sentimental… Su existencia está marcada por una autoestima por los suelos, el conformismo, la prematura ausencia de su madre y las latas de cerveza. Con este panorama ha de regresar al pueblo del que se fugó siendo una adolescente para reencontrarse con su padre, gravemente enfermo, y hacerse cargo de la fábrica envasadora de almejas.

Esta tragicomedia es tremendamente japonesa, tanto en forma como el fondo, diametralmente opuesta a la nueva ola de comedias ruidosas basadas en mangas y grupos musicales. La cadencia es tranquila y personal, pero eso no impide que la conexión con la protagonista sea prácticamente inmediata. Es una historia basada en como aceptar lo peor de nuestras vidas para sacarle partido; la historia de una transformación que no cambia nada, pero que, al mismo tiempo, hace que todo sea diferente.

Lo mejor: Hikari Mitsushima (la insoportable víctima de Akunin) es un gran papel.

Lo peor: Aunque es demasiado guapa para lo que el papel demandaba.

Night Market Hero

AÑO: 2011

DIRECTOR: Yeh Tien-Lun

INT.: Chu Ko-Liang, Blue Lan, Alice Ke, Lotus Wang, Chao Cheng-Ping, Lu Hsueh-Feng, Ying Wei-Min, Esther Liu.

GÉNERO: Comedia.

Amable comedia concebida a imagen y semejanza de las populares comedias cantonesas de los años 60. La bulliciosa vida de un mercado nocturno es el epicentro de una película que ha batido récords de recaudación en Taiwán, principalmente por la vuelta a la pantalla de algunos actores locales.

La cinta es bastante más accesible que los modelos en los que se basa, gracias a un guión menos basado en el gag y más en los personajes, sin abusar del cameo gratuito.

La historia gira en torno a los trabajadores del mercado nocturno, en el que hay paradas de comida, de estética o de venta de dvds piratas. Enfrentamientos entre cocineras, rencillas entre bandas, reinas de la belleza y enamoramientos que pasan a un segundo plano cuando todo su mundo entra en peligro por la especulación inmobiliaria.

Aún con un sabor inconfundiblemente taiwanés y bastantes referencias culturales locales es una entretenida comedia familiar que merece una oportunidad.

Lo mejor: El universo de colores, comida y personajes que recrea la película.

Lo peor: Algunos guiños que se nos escapan.

Love Exposure

AÑO: 2008

DIRECTOR: Sono Sion

INT.: Takashiro Nishijima, Hikari Mitsushima, Sakura Ando, Makiko Watanabe, Atsuro Watabe.

GÉNERO: Comedia/Drama/Acción.

Cualquiera que vea Love Exposure puede llegar a entender fácilmente que Sono Sion sea socio fundador del Sushi Typhoon, la factoría de cine trash más importante de Japón. De lo que deberían haberse dado cuenta sus socios (Nishimura, Iguchi y el resto de la banta) es que con añadir música clásica y hacer que su duración se desborde como una cinta de Manmohan Desai tienen suficiente para que los gafapastas de turno te rían las gracias y termines seleccionado en Berlín. Y eso, sin que la mayoría de ellos sea capaz de captar las enésimas referencias a la cultura pop japonesa, especialmente a los mangas de Toru Shinohara.

Love Exposure es una gran gamberrada, una comedia romántica que mezcla en su argumento fotógrafos furtivos de bragas, sectas, religión y culpa, acción y licencias argumentales a porrillo. Con desverguenza, con explosiones de violencia gratuita, provocaciones sexuales y pseudo-artes marciales dentro de una estructura que parece querer emular al Pulp Fiction de Tarantino, pero que no tarda en dispersarse por el casi infinito metraje hasta que regresa en su desembocadura final.

Seguro que muchos de los que calificaron de obra maestra a esta cinta se avergonzarían de reconocer siquiera que han visto cosas como Yakuza Weapon o la última hornada de comedias japonesas. Seguramente, si lo hubieran hecho no se habrían lanzado a emitir juicios de valor tan osados a la primera de cambio.

Lo mejor: Tiene muchas escenas dignas de aplauso.

Lo peor: Innecesariamente larga en sus casi 4 horas. Y eso que se quedaron dos en la sala de montaje.

Open to Midnight

AÑO: 2011

DIRECTOR: Lo Kim-Wah

INT.: Eddy Peng, Kimi Hsia, Lee Wei, Hsu Siao-Shun, Lang Cho-Kwan, Chao Chuan, Kao Chieh, Wong Kwan-Yuen.

GÉNERO: Comedia.

Pese a su enorme carrera como ayudante de dirección, Lo Kim-Wah ha disfrutado de escaso éxito en sus aventuras como realizador. Cintas como Marooned o Shadow han pasado sin pena ni gloria, pese a sus méritos, realizadas en un momento complicado de la industria hongkonesa. Open to Midnight ha visto por fin la luz durante este 2011, tras haberse terminado en 2007. No es una obra maestra, pero en estos cinco años cosas mucho peores han llegado a la pantalla.

Pese a estar vendida como una mezcla de comedia y terror el espectador tiene pocas ocasiones de sentir escalofríos con la historia de una pareja que se traslada a pasar las vacaciones a un antiguo caserón de la familia. Allí se encuentran que la casa está habitada de noche por unos amables fantasmas y que el pueblo se llena de animación cuando el sol de pone y los espectros salen a divertirse. El conflicto argumental lo ponen un par de ladronzuelos que escondieron el botín en la mansión.

Entretenimiento casi televisivo con un guión que se esfuerza por esconder algunas sorpresas.

Lo mejor: Producida por Derek Yee Tung, que no es poca cosa.

Lo peor: Algunos momentos de sobredosis de efectos raros en el montaje, como ese zoom que deja ver el entrelazado del video.

Nº 32 B District

AÑO: 2011

DIRECTOR: Lu Jianmin.

INT.: Tae Sattawat, Deng Ziyi, Li Rui.

GÉNERO: Terror.

No doy crédito. Otro remake oriental de Paranormal Activity después del descalabro de la versión japonesa. Y además, ¿cómo van a hacer los chinos una adaptación de una película de fantasmas y fenómenos paranormales si eso está prohibido por la ley? Pues a lo Scooby Doo, como siempre.

Salvando el mongoloide desenlace, la cinta de Lu Jianmin es idéntica tanto a la americana como a la nipona. Pareja que se traslada a una nueva casa, la cámara que lo graba todo, y los sucesos extraños que suceden de noche convenientemente registrados. Hasta los créditos sin música son iguales. Naturalmente, la sensación de tomadura de pelo es bastante mayor en esta por culpa del creativo desenlace, pero es de suponer que a la platea de la península china todo eso le importa un pimiento.

Lo mejor: Hacer como que nunca ha existido.

Lo peor: Echo de menos a Shaggy, Scooby, Velma y a los demás cada vez que veo una peli de terror china.

Sex and Zen 3D: Extreme Ecstasy

AÑO: 2011

DIRECTOR: Christopher Sun

INT.: Saori Hara, Hiro Hayama, Tony Ho, Vonnie Lui, Leni Lan, Chen Chiu-Ping, Vienna Lin, Jason Yiu.

GÉNERO: Comedia/Drama/Erótico.

El pseudoremake de Sex and Zen intenta sacar partido del gancho del sexo tridimensional recuperando los extintos esquemas del cine de categoría III de los 90. Los resultados económicos no han podido ser más favorables a sus creadores. Los cinematográficos, no tanto.

La base argumental recicla el argumento de la película de Michael Mak (un joven de buena familia, incapaz de satisfacer sexualmente a su compañera, sometido a un transplante de pene equino), supuestamente procedente de un clásico de la literatura erótica china. La nímia historia central se ve completada con un sinfín de subargumentos palaciegos, torturas y, como no podía ser de otra manera, toneladas de blandiporno no explícito interpretado por estrellas del género nipón.

Aunque técnicamente sea impecable, narrativamente es un desastre de proporciones épicas, al estilo de cintas como El Amante de la Última Emperatriz o La Sala de Torturas Chinas, donde se mezclaba la comedia, el sexo y la violencia gráfica sin solución de continuidad. Aquellos eran otros tiempos, claro. Y hoy en día se necesita algo más que todo eso (incluyendo el lanzar sangre, objetos y fluidos al espectador en todo su esplendor 3D) para lograr una buena película.

Lo mejor: Verla en 3D en cines, igual así no se duerme el espectador.

Lo peor: Los decorados de cartón piedra,  las 4 o 5 versiones diferentes que corren por ahí, que se vea lo que llevan para tapar los genitales en pleno fragor sexual…

Confessions

AÑO: 2010

DIRECTOR: Tetsuya Nakashima.

INT.: Takako Matsu, Yoshino Kimura, Masaki Okada, Yukito Nishii, Kaoru Fujiwara, Ai Hashimoto, Hirofumi Arai, Makiya Yamaguchi.

GÉNERO: Drama/Thriller.

Nakashima, director de clásicos modernos como Kamikaze Girls o Memories of Matsuko firma una estilizada adaptación literaria que ensaya, desde un punto de vista casi onírico, sobre la violencia juvenil, la venganza y la redención.

A través de múltiples confesiones superpuestas Confessions narra la historia de la venganza de una profesora contra los autores de un crimen que ha quedado impune. Las narraciones en primera persona de los diversos personajes abrirán al espectador las motivaciones de precoces psicópatas, de gente que ha sufrido en sus carnes el abandono, la perdida y la soledad.

La película es una auténtica delicia visual, en la línea de autores como Park Chan-wook, Wong Ching-Po o Tom Twyker, que aúnan historias llenas de fuerza a un imaginario audiovisual equivalente.

Una de las mejores películas japonesas del 2010, sin ninguna duda.

Lo mejor: Su espectacular concepto visual, con unas arrebatadoras cámaras superlentas.

Lo peor: Quizá, alguna sobreexplicación narrativa para que los espectadores no pierdan el hilo.