Fist of Dragon

AÑO: 2012

DIRECTOR: Michael Chuah

INT.: Fiona Xie, Wang Xiaochen, Michael Chuah, Henry Thia, Monday Kang, Kelvin Lau, Jey Tong.

GÉNERO: Acción.

El cine de artes marciales está cada vez más deslocalizado frente a lo que una vez fue la cuna del género, Hong Kong. En esta producción unen sus fuerzas productoras de China (los productores de Ip Man 2, nada menos) Malasia y Singapur, para hacer un homenaje a las viejas cintas de bofetadas. Sin ir más lejos todo arranca como en Karate a Muerte en Bangkok (o en Le Llamaban Dragón Gordo).

Un joven viaja desde un pueblo chino para ayudar en un establecimiento de comidas que sufre la extorsión y amenaza de la imprescindible banda de mafiosos locales. Por suerte, el muchacho domina el kung fu como nadie e intentará poner las cosas en su sitio.

La película puede que no gane premios por su calidad cinematográfica (en guión y dirección apenas llega a un aprobado justito) pero en lo que a acción se refiere no puede hacer más feliz al aficionado al reparto de tollinas: su protagonista se desenvuelve en la pantalla a velocidad de vértigo, con unas coreografías al estilo Donnie Yen, brutales y ágiles. Todo un descubrimiento, tanto protagonista como antagónico, así como el coreógrafo, uno de los ayudantes de Sammo Hung en las coreografías de la saga del maestro de Bruce Lee. Para amantes del cine de acción marcial puro y duro.

Selección Oficial Nits de Cinema Oriental 2012

Lo mejor: Excelentes coreografías con planos largos. En las antipodas del estilo americano.

Lo peor: El guión es progresivamente demencial, incluyendo mad doctors.

Twisted

AÑO: 2011

DIRECTOR: Chai Yee-Wei

INT.: Mark Lee, Candy Ice, Tracy Lee, Joey Leung, Linda Liao, Cavin Soh, Randall Tan, Vincent Tee.

GÉNERO: Comedia/Terror.

Otra cinta de terror con Mark Lee (el émulo de Stephen Chow en Petaling Street Warriors), esta vez bastante entretenida, gracias a la combinación de humor negro y todas las combinaciones posibles de subgéneros del cine de horror.

En Twisted tenemos caníbales, asesinos, fantasmas y posesiones; todos ellos aparecen a lo largo de las tres historias (por lo menos) entrelazadas en las que se divide el film. Una suerte de Vidas Cruzadas de lo paranormal en las que un camello se las ve con una resucitada a lo Posesión Infernal, una fiesta termina en un baño de sangre y una señora que busca ayuda para su hija (presuntamente endemoniada) y que no es lo que parece.

Moderadamente explícita (para el standard del cine de Singapur) es perfecta para pasar un buen mal rato al estilo de las antologías de la Amicus.

Lo mejor: Una combinación de comedia y terror que no chirría.

Lo peor: La historia daba para haber sido aún más gore.

23:59

AÑO: 2011

DIRECTOR: Gilbert Chan

INT.: Mark Lee, Henley Hill, Josh Lai, Tedd Chan, Stella Chung, Lawrence Koh, Tommy Kuan, Susan Leong.

GÉNERO: Terror.

Pese a los esfuerzos por renovarse, el terror oriental continúa cayendo en un pozo sin fondo. Ni la presencia del omnipresente (en el cine de Singapur) Mark Lee logra evitar el desastre en una cinta de fantasmas castrenses realizada de una manera tan rutinaria que cuesta horrores llegar al final sin dormirse.

La hora del título, un minuto antes de la hora de los fantasmas, es a la que murió una mujer cuyo espíritu sigue libre en una isla en la que un grupo de reclutas realizan sus maniobras. Aunque el sargento es un firme creyente de los sobrenatural e intenta prepararse para lo que pueda venir, el espectro hace de las suyas, diezmando al pelotón.

Sustos baratos, dirección poco inspirada y refrito de situaciones. A evitar.

Lo mejor: El título no es una mala idea.

Lo peor: El resto de la película sí.

Robotropolis

AÑO: 2011

DIRECTOR: Christopher Hatton.

INT.: Zoe Naylor, Graham Sibley, Edward Foy, Jourdan Lee, Lani John Tupu, Olivia Hatton.

GÉNERO: Ciencia-Ficción.

Mira que la carrera de Kelvin Tong empezó bien con aquella Love Story oscura y sorprendente. Ahora ha decidido meterse a productor con esta cinta de ciencia-ficción de serie B con robots asesinos y más relleno que el pavo de Navidad. Más carnaza para el Sci-fi Channel, o como se llame esta semana.

Todo arranca en una isla tropical donde se ha construido una ciudad para los trabajadores de una gigantesca plataforma petrolífera. En la urbe se está llevando a cabo un experimento en el que robots se encargan de las tareas cotidianas, conviviendo en paz y armonía con el ser humano. Como es previsible, esta idílico estado durará poco.

Buenos efectos especiales para los robots en una película donde la mitad de los que sucede lo cuentan en noticiarios o por teléfono. Bajo presupuesto, malos diálogos, algún actor imposible y sangre animada. El director, americano, es un habitual de la tele de Singapur. Tan inepta como las primeras producciones de The Asylum.

Lo mejor: Los robots no están mal.

Lo peor: Cuesta creer que una película que no llega a 80 minutos se pueda hacer tan larga.

The Ultimate Winner

AÑO: 2011

DIRECTOR: Li Nanxing

INT.: Li Nanxing, Aaron Chen, Constance Song, Honey Ma, Rebecca Lim, Dai Yang Tian, Zheng Ge Ping, Datok Ong.

GÉNERO: Drama/Thriller.

Los fans del cine de apuestas que no se molesten en reproducir esta película si no quieren terminar lanzando la televisión por la ventana. Esto no es God of Gamblers, es propaganda anti-juego con ínfulas evangelistas.

Y no es que la película empiece mal, con un jugador excepcional que se ve obligado a retirarse de las cartas por una promesa a su mujer. Hasta el superenemigo está a la altura y todo parece encaminado para que disfrutemos con diferentes y espectaculares duelos. La felicidad dura poco. Tras la primera media hora el drama se apodera de la cinta, los juegos se distancian en el tiempo y la historia termina derivando en la peor excrecencia que pueda uno imaginarse: el drama con secuelas mentales, mujeres paralíticas y familias destrozadas. Por no seguir el camino de la Biblia. Apañados estamos.

Lo mejor: La esperanza depositada en los primeros minutos.

Lo peor: Que para cuando llega el final tienes ganas de quemar Singapur.

When Haonan meets Teochew

AÑO: 2010

DIRECTOR: Han Yew-Kwang

INT.: Lee Chau-Min, Tan Hong-Chye, Han Yew-Kwang, Marilyn Lee, Sharon Loh, Molby Low, Catherine Sng, Soundrarajan J.

GÉNERO: Comedia.

Definitivamente, los responsables de esta película hacen que los hermanos Wayans parezcan los reyes de la comedia. Reto a cualquiera que lea esto a sentar sus posaderas ante esta película y esbozar la más leve de las sonrisas. Es imposible.

Ya de por sí, la comedia de Singapur suele ser tan inteligible como un periódico en vietnamita, pero cuando se ponen en plan transgresores lo único que logran es que los niveles de vergüenza ajena en el espectador se disparen a Defcon 1.

Esta anticomedia romántica está protagonizada por dos transexuales: un hombre travestido en mujer y una mujer hormonada. Tienen sus dimes y diretes hasta que unen sus corazones. O no.

El humor intenta ser politicamente incorrecto, lleno de detalles bizarros pasados de rosca (uno de los secundarios es un tamil enamorado de una muñeca), pero hace tanta gracia como las viejas series de José Frade.

Lo mejor: Que el protagonista interpreta su papel de transexual con el mismo registro que David Walliams en Little Britain. “I am a lady”.

Lo peor: Nunca esperes nada bueno de una película que en los créditos enseña primeros planos de compresas usadas.

The Ghosts Must Be Crazy!

AÑO: 2011

DIRECTORES: Mark Lee, Boris Boo.

INT.: Wang Lei, Mark Lee, Dennis Chew, John Cheng, Henry Thia, Chua En-Lai, Henry Heng, Lin Ru-Ping.

GÉNERO: Comedia/Terror.

Otra de esas antologías mezcla de comedia y terror al estilo de Singapur. En esta ocasión solo dos historias forman el largometraje, dando la impresión de que la primera de ellas es solo un complemento de la segunda, que se les quedó demasiado corta.

La primera historia parece un refrito de uno de los segmentos de Where Got Ghosts, interpretada por los mismos actores e igualmente protagonizada por soldados que encuentran fantasmas de maniobras. La segunda parte del film (con también idénticos protagonistas y similitudes con otra historia de la nombrada cinta de Jack Neo) está protagonizada por un hombre que se hace rico gracias a una cartera que contenía los números a los que apuesta en la lotería.

Como suele suceder, el entretenimiento depende de tu apetito por el cine bizarro, sobre todo si, como en este caso, buena parte de la comedia depende de los juegos de palabras entre idiomas y los sustos a lo Abbott y Costello.

Lo mejor: Moderadamente entretenida.

Lo peor: No deja de ser un spin-off de Where Got Ghosts en versión ampliada y corregida.