The Woman in the Septic Tank

AÑO: 2011

DIRECTOR: Marlon Rivera

INT.: Eugene Domingo, JM de Guzman, Kean Cipriano, Cai Cortez, Mercedes Cabral, Cherry Pie Picache.

GÉNERO: Comedia.

Durante el pasado Filmart pocos quedaron indiferentes ante la visión del display gigante que mostraba a Eugene Domingo nadando en detritus, una escena que da título a esta sátira sobre la nueva camada de realizadores filipinos especializados es el poverty porn, ya saben, esas películas para las que el continente asiático no es otra cosa que miseria y niños descalzos y que tanto gustan en los festivales europeos para los cuales se filman (no esperen verlas en su país de origen, amigos).

En esta cinta, un par de pijos con aires de grandeza pretenden conquistar la palma de oro de Cannes rodando una de estas películas en los bajos fondos de Manila, la historia de una mujer obligada a prostituir a uno de sus hijos.

Aún teniendo unos cuantos momentos brillantes y una buena idea entre manos, la cinta peca de una irregularidad similar a los films que parodia, intercalando la mordacidad necesaria (disparan con bala contra Brillante Mendoza y similares) con un guión escaso en ritmo que intercala las diferentes versiones del guión original con las diatribas por conseguir a Eugene Domingo, protagonista de la insufrible Kimmy Dora, como estrella de la producción. Podrían haber explotado la idea mucho más, quedándose en la mera anécdota.

Lo mejor: El momento musical con el pederasta occidental.

Lo peor: A la media hora se esfuman las ideas y la progresión narrativa.

Flying Dragon Dancing Phoenix

AÑO: 2012

DIRECTOR: Wang Yu-Lin.

INT.: Guo Chun-Mei, Chu Hung-Chang, Wu Peng-Fong, Winnie Chang, Tai Bo, Wang Li-Wen, Chen Chia-Hsiang, Grace Chan.

GÉNERO: Comedia dramática.

Siguiendo la tradición de la comedia amable interfamiliar que tanto potenciara Ang Lee durante los 90, Wang Yu-Lin continúa escrutando los usos y costumbres taiwanesas tras el éxito de su comedia precedente, Seven Days in Heaven, que lograba sacar una sonrisa al espectador basándose en las tradiciones funerarias locales.

Al contrario que sucede con enésimas producciones chinas, esta historia de una troupe de opera de Hoklo, no busca la metáfora pesimista acerca de la desaparición de la tradición. Muy al contrario, logra hilar una historia de relaciones conflictivas que derivan hacia el entendimiento gracias al teatro. Eso, tras arrancar de la manera más trágica posible, con el fallecimiento del patriarca y un atropello.

Distribuida en Asia por Universal Pictures, la cinta no tiene unas grandes aspiraciones melodramáticas: la película pasa como la vida misma, y así termina, sin que nos demos cuenta.

Lo mejor: Buena producción para un film que recupera un estilo de comedia sin estridencias.

Lo peor: Que alguien espere algo así como una secuela de Tigre y Dragón tras leer el título.

Red Sword

AÑO: 2012

DIRECTOR: Naoyuki Tomomatsu

INT.: Asami, Momoka Nishima.

GÉNERO: Acción/Erótica.

Ahora que están tan de moda las revisiones adultas de cuentos infantiles, Tomomatsu va y aprovecha para  ofrecernos una particular versión de serie Z del cuento de Caperucita Roja donde el lobo sabe kung fu y Caperucita lucha con katana.

Asami y Momoka Nishima son las encapuchadas del cuento. La primera es una exterminadora de hombres lobo, mientras que la parte inocente se la lleva Nishima, que se pasa media película exhibiendo su desmesurado volumen mamario. Asami parece haber dejado últimamente de exhibir su celulitis y se centra en las escenas de acción, las cuales resuelve de maravilla.

Poca sangre, cabezones de hombres lobo, ojos que brillan, blandiporno gratuito y reparto de frikis. Otro divertimento de la Klockworx para fans de lo bizarro.

Lo mejor: El número musical del final. El recurso perfecto si no sabes como terminar una película.

Lo peor: Que Tomomatsu tenga cada vez menos presupuesto para llevar a cabo sus proyectos.

Kamen Rider × Kamen Rider Fourze & OOO: Movie War Mega Max

AÑO: 2011

DIRECTOR: Koichi Sakamoto.

INT.: Sota Fukushi, Ryuki Takahashi, Fumika Shimizu, Erina Mano, Shu Watanabe, Ryoshuke Miura, Riho Takada, Atsushi Arai.

GÉNERO: Acción/Ciencia-Fición.

Pura energía. La última película de la saga Kamen Rider es el equivalente de The Raid para el cine tokusatsu. El Alpha Stunt Team convierte a los veteranos superhéroes en máquinas de luchar expertas en kung fu, capaces de las piruetas más increíbles a lo Robert Tai y de deslomarse en los stunts más dolorosos. Los fans del realizador y coreógrafo ya se imaginan de lo que es capaz cuando tiene carta blanca.

Las malas noticias son solo para los ajenos a la mitología de los personajes, ya que es imposible seguir la historia si no te has visto al menos las 4 o 5 películas de la serie (haberse visto las últimas temporadas televisivas también ayudaría). La película está estructurada de manera episodica, cada segmento centrado en unos personajes concretos que terminan por confluir en el desenlace. Resumirla es fácil (un villano interdimensional que quiere robar la energía terrestre) pero es imposible concretar las decenas de subtramas y referencias para los fans. Atención al nuevo Kamen Rider Meteor, lucha y grita como Bruce Lee.

Lo mejor: Una descarga de adrenalina audiovisual.

Lo peor: A ver quien aguanta ahora una peli de la saga de esas con niños y trenes del tiempo.

Guns and Roses

AÑO: 2012

DIRECTOR: Ning Hao

INT.: Huang Bo, Sun Chun, Liu Hua, Fan Wei, Tao Hong, Ning Hao, Yue Xiaojun, Guo Tao.

GÉNERO: Comedia/Drama/Thriller

Después de cambiar para siempre el rumbo de la comedia china, Ning Hao propuso un cambio de tercio con un thriller llamado No Mans Land que a la censura china no hizo ninguna gracia. Aún sin fecha de estreno a la vista y rodado hace 3 años, la película era una violenta historia en la que los personajes positivos brillaban por su ausencia. Es comprensible pues, que el taquillero realizador haya optado por salir del ostracismo con una historia ambientada durante la guerra chino-japonesa en la que los papeles del bien y el mal estuvieran repartidos como le gustan a las altas instancias, sin sorpresas.

Mezclando la comedia, el drama y la película de robos de guante blanco, Guns and Roses parece abandonar el estilo frenético y transgresor que había brillado en cintas como Crazy Stone. La historia del plan para apoderarse de un cargamento de oro de los japoneses tiene algún momento aislado de delirio (especialmente durante la primera mitad) pero pronto acaba ahogada por sus circunstancias épicas y un exceso de carga dramática (a lo Cinema Paradiso, nada menos) que le terminan por relegar en una hipotética clasificación por detrás del sleeper (similar argumentalmente) Scheme with me.

Lo mejor: El momento camuflaje en la iglesia. Una blasfemia digna de Chicho Terremoto.

Lo peor: Quizá no era la película que quería hacer su director, sino la que debía hacer. Y eso no es bueno.

Dokuro

AÑO: 2012

DIRECTOR: Hiro A.

INT.: Rui Saotome, Saki Shimada, Maseo Machi, Mami Suzuki, Fuka Kawaii, Asaki Natsukawa, Yuna Hazuki.

GÉNERO: Terror.

Cinta de terror gore convencional producida por Attackers, empresa que combina las producciones de género con el porno fetichista y sadomaso. Aquí el sexo se limita a un par de escenas simuladas al estilo de cualquier producción mainstream.

Poco antes de una fiesta de fin de curso, unas colegialas encuentran en un edificio abandonado una caja con caretas como las que llevaba un psicópata que actuó en el instituto años atrás. Tras el descubrimiento, los asesinatos empezarán a repetirse.

Vendida en 2 dvds separados (por aquello de duplicar beneficios) y luego remontada en una película de algo más de dos horas, sigue los patrones clásicos del slasher a lo 7 Mujeres Atrapadas, El Asesino de Rosemary y mil más. Las secuencias gore eran espectaculares y con surtidores de sangre al estilo clásico. Y digo eran porque la película difumina la mayor parte de estas escenas (que sin embargo algunas de ellas pueden verse en el avance de la segunda parte) para que la clasificación no pase de R-15. Un chasco.

Lo mejor: Podía haber sido una pequeña cult movie del género.

Lo peor: Pero que se autocensuren para que la compren los chavales es de juzgado de guardia.

One Night to Be Star

AÑO: 2012

DIRECTOR: Shi Lei.

INT.: Eva Huang, Tian Wa, Liu Hua, Wang Si-Yi, Dong Mei-Yi, Susan Boyle, Vitas.

GÉNERO: Musical.

La fiebre de los talent shows (ya saben, X-Factor, Operación Triunfo, Tú Si Que Vales…) en China da el salto a la pantalla grande con este psicotrónico musical con más intenciones que resultados.

El protagonista es un chico de las montañas que resulta tener una voz portentosa. Descubierto en un programa de televisión, será transformado a lo My Fair Lady para triunfar por todos los escenarios del mundo cantando música china tradicional (impactantes las escenas de occidentales ensimismados escuchando una música que no conocen aquí más que en los restaurantes chinos) antes de transformarse en estrella pop.

La película está plagada de canciones (decenas y decenas), aunque lamentablemente su director no tiene ni remota idea de cómo filmar los números musicales, usando todos los efectismos y montaje picadora que tiene a su alcance con el objeto de, ya que no sabe hacerlo, al menos parecer moderno. No lo consigue. Tampoco funcionan los playbacks (el protagonista cambia de voz y volumen con cada canción) y las cacareadas intervenciones de Vitas (un cantante ruso, ídolo de masas en China) y la revelación británica Susan Boyle se reducen a una intervención fugaz al final de la película. El maravilloso mundo del cine comercial chino.

Lo mejor: Los agudos de Vitas podrían terminar con toda la cristalería del continente asiático.

Lo peor: Playbacks espantosos, terribles. Con voces que suenan a disco de vinilo.