Girls College Terror

AÑO: 2005

DIRECTORES: Yoshida Akio, Keisuke Toshima, Kakei Masaya, Kenzi Murakami, Wataru Huruta, Yasushi Marisato, Yusuke Inoue.

INT.: Mei Kurokawa, Kiyoshi Hara, Ayano Yamamoto, Manami Ute, Mia Tomoeno, Mizuho Suzuki, Nana Eikura.

GÉNERO: Terror.

Pese a que se anuncie como una producción del 2009, esta “película” no es otra cosa que la enésima recopilación de episodios de la serie de televisión Tales of Terror from Tokyo and Over Japan. El 99 % de las antologías de terror editadas en dvd proceden de las numerosas temporadas de esta serie.

Los episodios reunidos aquí (con una duración media de cinco minutos) tienen la característica comun de estar protagonizados por señoritas adolescentes. Aparte de ese detalle, es lo mismo que hemos visto otras veces: fantasmas que se aparecen en ascensores, armarios, casas y hasta en los cartuchos de las fotocopiadoras.

Bien es sabido por los que me siguen que estas cosas no me producen el mínimo sobresalto, así que poco podré juzgar acerca de la capacidad para infundir terror de estos cuentos minimalistas. Sin embargo, cualquiera que haya visto con agrado otras recopilaciones similares podrá continuar la colección con esta sin temor a equivocarse.

Lo mejor: Episodios de cinco minutos. Que tomen ejemplo los productores de televisión españoles.

Lo peor: Seamos sinceros: el J-Horror fue una moda, como los pantalones de campana, el cubo rubik y el tejano laser. Esperemos que no regrese.

Anuncios

Sex Kung Fu 2

AÑO: 2005

DIRECTOR: No acreditado.

INT.: No acreditados.

GÉNERO: Porno.

¿Quién podría resistirse a sentarse ante la secuela de algo llamado Sex Kung Fu? Desde luego yo no. Lamentablemente, el sexo y el kung fu parecen no encontrarse en la misma proporción dentro de este despropósito para pajilleros del sudeste asiático.

No es de extrañar que nadie se haya acreditado como responsable de este video: hay que decir que no es una película de esas que se pueden enseñar a la familia.

Todo comienza con una pareja en el interior de un microapartamento. El hombre, entrado en carnes, parece enseñar a una pechugona veinteañera algunos golpes básicos del arte marcial chino por excelencia. Como la chica no parece estar dotada para la autodefensa, la tumba en el sofá y le hace unos agujeros en el top para que sobresalgan los pezones. Hasta aquí la parte argumental. Lo que viene a continuación son unas cuantas escenas de porno simulado, otras de porno explícito (que los pixels a la japonesa intentan ocultar, pero como no tienen cogido el truco a la técnica los cuadraditos van por un lado y los genitales por otro), eyaculaciones realizadas con un bote de acondicionador, penes flácidos, vaginas peludas y música de Jan Hammer.

Lo mejor: Rodar porno en Hong Kong está al alcance de cualquiera.

Lo peor: Rodar porno en Hong Kong está al alcance de cualquiera.

Uncensored: Philippine Cinema’s Uncensored Moments

AÑO: 2005.

DIRECTOR: No acreditado.

INT.: Ara Mina, Katya Santos, Ina Raymundo, Vilma Santos, Maui Taylor, Jay Manalo, Andrea del Rosario, Leandro Muñoz.

GÉNERO: Documental/Erótico.

Lo primero que espero cuando me siento ante una película que se llama Uncensored es que haga honor a su título. Pues no, este recopilatorio de escenas fogosas de la historia más o menos reciente del cine filipino incluye el más blatante caso de censura óptica del planeta: genitales y otras lides sexuales ocultadas bajo enormes cuadrados digitales del tamaño del Gernika. No entiendo el interés de incluir una secuencia completa de un título porno (rodado en 35 mm durante la época dorada de las películas “bomba”) si luego no vas a dejar que se vea el asunto al completo. Quizá deberían haberse esperado a que la censura desapareciera del todo para preparar una cinta de este estilo, pero viendo la cantidad de “documentales” similares que plagan los videoclubs de Manila cabe pensar que al espectador medio le da lo mismo que las partes explícitas se queden por el camino con tal de ver (una vez más) los pechotes al aire de starlettes como Ara Mina o Katya Santos.

Lo mejor: No hay que negar el valor para erotómanos fans de las mencionadas estrellas del infracine filipino.

Lo peor: No solo está censurado, algunas de las escenas están sacadas de cintas VHS.

Kunoichi 5nin shu VS Onna Dragon Gundan (Faithful Bodyguards)

AÑO: 2005

DIRECTOR: Kenji Tanigaki

INT.: Sora Aoi, Kenji Matsuda, Toshimi Horiguchi, Nao Nanao.

GÉNERO: Acción.

Esta no me la esperaba. Contando con Sora Aoi de protagonista ya me veia venir otro estúpido film cargado de secuencias eróticas sin sentido. La primera sorpresa es que el erotismo es escaso (pese a lo que la carátula intente vendernos) más allá de algún desnudo a la taiwanesa, pero es aun mayor la sorpresa de encontrarme en el sillón del director a Kenji Taniguchi (S.P.L.), una garantía de que, al menos, las escenas de acción iban a tener cara y ojos.

Ya saben ustedes quien es el señor Taniguchi, íntimo de Donnie Yen y coreógrafo del último Ip Man. En esta película rinde homenaje al cine de kung fu de los 70, cuidando hasta el último detalle: los títulos de crédito en el puro estilo Lo Wei, el kung fu, el formato 2.35:1…

Faithful Bodyguards es cine de kung fu al estilo clásico de principio a fin, con todos los tópicos del género; una muestra de amor hacia el cine de artes marciales de un actor, director y coreógrafo japonés que trabaja habitualmente en el cine de Hong Kong. Sora Aoi no es Michelle Yeoh (ni de lejos), pero le pone empeño e incluso protagoniza una secuencia de entrenamiento en el más puro estilo Jackie Chan.

Lo mejor: Kung fu! Tetas! Malvados con peluca albina!

Lo peor: No hay subtítulos, pero es igual de divertida sin ellos (para cualquier fan de la época dorada del cine de bofetadas que no le haga ascos al cine bizarro).

Geo Lobotomy

AÑO: 2005

DIRECTOR: Kim Gok, Kim Sun

INT.: Min Kyoung-jin, Lee Ran-hee, Na Hyun-min.

GÉNERO: Comedia/Drama/Fantástico.

No hay que creerse todo lo que uno lee por ahí. Por ejemplo, a los que dicen que Geo Lobotomy es una película de terror. Cuando ya estaba preparado para ver una versión coreana de una peli de Kazuo Komizu resulta que delante de mí aparece un intento de parábola política, salpicado de humor negro que no funciona y unas ambiciones incompatibles con un presupuesto nimio.

El protagonista es el hijo de un minero fallecido, que es el que narra la historia de miserias de su ya maduro retoño desde el más allá. El hombre se quedó sin trabajo al cerrar la mina, e intenta subsistir como puede, al igual que sus compañeros, que venden los dientes de oro para poder comer. En ese panorama desolador, empiezan a aparecer cadáveres y el enigma de un misterioso asesino.

Geo Lobotomy no es particularmente sangrienta (como sería la siguiente película de Kim Gok, la extrema y explícita Exausted), ni siquiera echa mano de los tópicos del cine de terror. Es un quiero y no puedo lleno de ínfulas del cine independiente, solo apto para aquellos que se van a dormir con las gafas de pasta en su sitio.

Lo mejor: Prescindir de su visionado, a menos que sea estrictamente necesario.

Lo peor: Que quiere ser David Lynch y se queda a un paso de ser Sebastian D’Arbó.