San Lazaro

AÑO: 2011

DIRECTOR: Wincy Aquino Ong

INT.: Wincy Aquino Ong, Ramon Bautista, Nicco Manalo, Bianca King, Ely Buendia, Allan Forte.

GÉNERO: Comedia/Terror.

Lejos del esplendor de los estudios que hicieron prolifico al cine filipino durante las pasadas décadas, las nuevas generaciones parecen pegar fuerte con producciones de (aún más) bajo presupuesto. San Lazaro parece ser la cult-movie filipina definitiva de los últimos años, inclasificable cinta de posesiones a medio camino entre el bizarrismo intencionado de cintas como Birdemic o Fotos y el cine de guerrilla del primer Alex Cox.

La película, protagonizada por su director, productor y guionista, es rara. No, muy rara. Una road movie de como ha de ayudar a su amigo a llevar hasta un exorcista que vive en el campo a su hermano poseído. Hasta aquí, por extraño que parezca, todo normal. Lo estrambótico cuando un estilo amateur de montaje e interpretación se encuentra con medios profesionales. Personajes absurdos que hacen cosas absurdas, continuos desafíos a la lógica del género, coreografías de pelea patéticas que en ningún momento pueden ser tomadas en serio. Es de esas películas que no sabes si pensar si se están riendo en tu cara o estás ante lo más de lo más en cine de vanguardia.

Lo mejor: La maravillosa secuencia de créditos iniciales, premiada en eventos de diseño de cine.

Lo peor: Tener que esperar a ver la película siguiente de estos muchachos para saber de verdad si la flauta ha sonado de casualidad.

Score: 6.5/10

The Road

AÑO: 2012

DIRECTOR: Yam Laranas

INT.: Carmina Villaroel, Marvin Agustin, Rhian Ramos, TJ Trinidad, Barbie Forteza, Alden Richards, Louise de los Reyes, Derick Monasterio.

GÉNERO: Terror.

En el año 2004 Laranas revolución el cine de terror filipino con una película que realmente daba miedo, Sigaw, una inquietante cinta ambientada en un bloque de vecinos que cuatro años más tarde vería su remake americano dirigido por él mismo. Su aventura americana no llegaría mucho más lejos, lo cual se pierden ellos y ganamos el resto de espectadores, ya que The Road vuelve a demostrar que este joven realizador tiene poco que ver con la camada de directores de terror del país, empeñados a girar una y otra vez sobre terrenos conocidos.

Laranas, que escribe y fotografía magistralmente la película, nos cuenta una historia sobre un criminal, un crimen y las consecuencias del mismo, no en este orden. Cine de fantasmas (o mejor dicho, con fantasmas) diferente, donde lo primero es el guión y después crear una inquietud malsana al otro lado de la pantalla.

La historia, separada en tres segmentos desordenados en el tiempo, gira en torno a una misteriosa carretera, vallada para los conductores. La película arranca en el momento que tres jóvenes se adentran en una ruta que parece no tener final.

Lo mejor: La excelente fotografía del propio realizador.

Lo peor: Que haya quien la desprecie de antemano, escarmentado por el reciente cine fantasmal filipino.

Ang Panday 2

AÑO: 2011

DIRECTOR: Mac Alejandre

INT.: Ramon Bong Revilla, Marian Rivera, Iza Calzado, Kris Bernal, Lorna Tolentino, Alice Dixson, Phillip Salvador, Eddie Garcia.

GÉNERO: Fantástico.

Dos años después de la primera parte del reboot de la saga del herrero llega otra nueva entrega de las aventuras de este singular guerrero y su espada mágica. Tokusatsu a la filipina para públicos familiares y consumidores poco exigentes de cine de espada y brujería.

Lo de brujería le va que ni pintado a esta película, ya que la mala de la función, derrotado Lizardo en la precedente, es una bruja de estilo clásico, con nariz aguileña, escoba voladora y sombrero cónico, que parece escapada de algún cuento del siglo pasado.

La historia tiene pocos sobresaltos: conocidos los villanos y el héroe todo el resto se complementa con las indispensables secuencias de efectos especiales y acción (coordinadas por el hongkonés Philip Ko), las tontunas de los críos y su amigo el cobarde y las tribulaciones románticas de Flavio el herrero con su prometida, María (una hada inmortal).

Aún con algún F/X del montón, hay momentos estupendos con escarabajos, un escorpión gigante, hombres roca, dragones voladores, malvados pintados como góticos y un monstruo gigante digno de Lovecraft.

Lo mejor: Aventuras fantásticas llenas de monstruitos y acción.

Lo peor: Hay que verla con ojos de niño o la cosa no se aguanta por ninguna parte.

Shake Rattle & Roll 13

AÑO: 2011

DIRECTORES: Richard Somes, Jerrold Tarog, Chris Martinez.

INT.: Zanjoe Marudo, Maricar Reyes, Bugoy Carino, Kathryn Bernardo, Louise de los Reyes, Eugene Domingo, Jay Manalo, Edgar Allan Guzman.

GÉNERO: Terror.

La entrega 12+1, que diría Angel Nieto. Tres nuevas historias de terror animista que casi son películas por si mismas (casi una hora de duración cada una) pero donde la diversión no se triplica, sino todo lo contrario. Esta saga dejó de tener interés el día en que decidieron tomarse demasiado en serio a sí mismos.

La primera historia es la de una familia que se traslada a vivir a un pueblo y son acosados por unas extrañas criaturas de pelo blanco. La segunda (quizá la más redonda) tiene a un par de chicas perseguidas por unos insistentes fantasmas a los que un día fueron a molestar al faro en que habitaban. Muchos clichés que funcionarán para los fans del género. La última de las extensas historias, con la ínclita Eugene Domingo como protagonista, es una telefílmica historia de venganzas fantasmales.

Este año las historias son mortalmente serias y monocordes. Si siguen en esta progresión, en unos años alcanzarán el récord logrado por la saga hongkonesa Troublesome Night, lo cual, los que hayan sufrido aquellas, ya saben que es cualquier cosa excepto una buena noticia.

Lo mejor: El segundo episodio, con buenos efectos de maquillaje.

Lo peor: 150 minutos son muchos minutos. Con 90 les bastaba y sobraba.

The Woman in the Septic Tank

AÑO: 2011

DIRECTOR: Marlon Rivera

INT.: Eugene Domingo, JM de Guzman, Kean Cipriano, Cai Cortez, Mercedes Cabral, Cherry Pie Picache.

GÉNERO: Comedia.

Durante el pasado Filmart pocos quedaron indiferentes ante la visión del display gigante que mostraba a Eugene Domingo nadando en detritus, una escena que da título a esta sátira sobre la nueva camada de realizadores filipinos especializados es el poverty porn, ya saben, esas películas para las que el continente asiático no es otra cosa que miseria y niños descalzos y que tanto gustan en los festivales europeos para los cuales se filman (no esperen verlas en su país de origen, amigos).

En esta cinta, un par de pijos con aires de grandeza pretenden conquistar la palma de oro de Cannes rodando una de estas películas en los bajos fondos de Manila, la historia de una mujer obligada a prostituir a uno de sus hijos.

Aún teniendo unos cuantos momentos brillantes y una buena idea entre manos, la cinta peca de una irregularidad similar a los films que parodia, intercalando la mordacidad necesaria (disparan con bala contra Brillante Mendoza y similares) con un guión escaso en ritmo que intercala las diferentes versiones del guión original con las diatribas por conseguir a Eugene Domingo, protagonista de la insufrible Kimmy Dora, como estrella de la producción. Podrían haber explotado la idea mucho más, quedándose en la mera anécdota.

Lo mejor: El momento musical con el pederasta occidental.

Lo peor: A la media hora se esfuman las ideas y la progresión narrativa.

Hitman

AÑO: 2012

DIRECTOR: Cesar Montano.

INT.: Cesar Montano, Phillip Salvador, Sam Pinto, Ricky Davao, Sunshine Garcia, Mark Herras, Alexis Navarro, Jeffrey Tam.

GÉNERO: Thriller.

La alegría por volver a ver una nueva película de acción filipina (tras unos años de sequía en los que el género favorito de los cineastas pinoys se había desvanecido de las pantallas) dura muy muy poco. Hitman no solo es torpe en todos los sentidos sino que además es un refrito no acreditado de la última película de Pen-Ek Ratanaruang, Headshot.

Montano (un héroe de acción de los 90 que se ha visto toreando en mejores plazas que esta) es un exmercenario que se ha despertado de un coma de 7 años y que ya no trabaja en el mundo de los asesinos a sueldo. Naturalmente, el pasado (y algún lío de faldas que otro) le harán volver a empuñar un arma.

Hay escasos motivos para la alegría. La acción es escasa y la dirección intenta ser moderna pero se limita a mover la cámara sin razón y a montar las imágenes con filtros del Final Cut. Si esto es lo que le espera al cine de género filipino en una supuesta rentree más vale que lo dejen descansar en paz.

Lo mejor: Aquellos tiempos en los que Monsour del Rosario, Zoren Legaspi o Ronnie Ricketts intentaban hacer frente al cine de HK con todas sus armas (literalmente).

Lo peor: Es un tostón.

Praybeit Benjamin

AÑO: 2011

DIRECTOR: Wenn V. Deramas

INT.: Vice Ganda, Jimmy Santos, Eddie Garcia, Derek Ramsay, Nikki Valdez, Kean Cipriano, DJ Durano, Dennis Padilla.

GÉNERO: Comedia.

Sí, es un refrito de La Recluta Benjamin en clave gay. Naturalmente habrán pagado los mismos derechos para el remake que para incluir canciones de los Village People en la banda sonora. Hay cosas que no cambian en el cine filipino.

Antes de nada repasemos la historia. La familia Santos lleva siglos siguiendo una tradición inquebrantable de grandes héroes militares. Cinco siglos llevan con esto hasta que los dos últimos herederos de la estirpe resultan ser un científico chiflado y su travestido hijo. Cuando al abuelo (que también es General) le secuestren unos terroristas que amenazan la seguridad nacional, el muy homosexual Benjamin ingresa en el ejército para prepararse para la contraofensiva.

Seré sincero, la película es horrible, una comedia que parece firmada por Juan José Alonso Millán, llena de humoradas de otra época, pueril y tercermundista. Pero, y aquí viene la sorpresa, Praybeit Benjamin es entretenida como los directos a video de Mariano Ozores, sin un ápice de calidad cinematográfica, pero que logran mantenernos despiertos y enganchados frente al espanto. Ya es la película filipina más taquillera de todos los tiempos y su secuela está ya en el horno.

Lo mejor: Filmada en 35 mm, con ese look tan característico del cine filipino de hace décadas.

Lo peor: Si tengo que elegir, me quedo con Zsazsa Zaturnnah.