Panjaa

AÑO: 2012

DIRECTOR: Vishnu Vardhan

INT.: Pawan Kalyan, Sarah-Jane Dias, Anjali Lavania, Jackie Shroff, Adivi Sesh, Penmatsa Subbaraju, Brahmanandam Kanneganti, Ali Baba.

GÉNERO: Acción/Musical.

Otro Blockbuster de Tollywood, con factura ultraestilizada y los ingredientes habituales del cine masala. Thriller ultraviolento con acción al estilo Hong Kong con más canciones que el festival de San Remo y un protagonista bien barbudo, como le gusta a la modernez que va al Primavera Sound.

El punto de arranque (y de qué manera) de la trama “de verdad” sucede poco antes de que el cronómetro marque la hora de metraje. Hasta entonces, una sucesión de canciones y romance y comedia metidos con calzador (el impuesto revolucionario para que las masas rurales acepten este tipo de películas) se suceden con la presentación de la trama: héroe que trabaja para un gángster todopoderoso con hijo problemático y cocainómano. El héroe se lo debe todo al mafioso (interpretado por un Jackie Shroff que parece definitivamente expatriado al sur de la India) y le guarda obediencia ciega. Pero por culpa del niñato se verá envuelto en una guerra sin cuartel en la que los dos bandos le querrán ver fiambre.

Panjaa es violenta (a veces muy violenta) y nunca pierde de vista al maestro John Woo, especialmente en las resoluciones argumentales y la manera de filmar los intercambios balísticos.

Lo mejor: Un violento heroic bloodsheed telugu-style protagonizado por el hermano (real) de Chiranjeevi.

Lo peor: Todas esas secuencias que parecen fruto de un zapping demente.

Anuncios

Bussiness Man

AÑO: 2012

DIRECTOR: Puri Jagannath

INT.: Mahesh Babu, Kajal Agarwal, Prakash Raj, Ayesha Shiva, Sayaji Shinde, Dharmavarapu Subramanyam, Brahmaji, Raza Murad.

GÉNERO: Thriller/Acción

Cuando parecía que Mahesh Babu había perdido la estrella llega este Bussiness Man para demostrarnos lo equivocados que estabamos. Y esta vez no ha necesitado ni las elaboradas coreografías marciales de Pokkiri ni los tiroteos imposibles de Athadu.

Surya (Babu) es un joven llegado a Mumbai con el objetivo de convertirse en amo y señor de la mafia en el plazo de 10 días. Antes de que él llegara la policía había erradicado por completo las actividades ilicitas en la capital. ¿Con qué propósito va a volver a convertir la ciudad en una megalópolis criminal?

El actor interpreta un papel negativo con matices. Aún en un mundo sin delincuencia todos son corruptos hasta que se demuestre lo contrario. Y más en la India. El guión es puro delirio, pero es perfecto para este tipo de blockbusters populares y populistas. Quizá su papel es negativo (o eso percibimos en un comienzo) pero no duda en saldar las hipotecas de todo un pueblo. Contra el sistema, la ley del más fuerte.

La acción es directa y violenta, con el habitual wire-effect y cabezas reventadas (es curioso que se censuren con un pitido las palabras malsonantes mientras la sangre llega a salpicar al espectador). Mención aparte para la banda sonora, compuesta alrededor del tema principal de Por un Puñado de Dólares de Morricone, sin que los créditos se preocupen de dar al Cesar lo que es del Cesar.

Lo mejor: Un número musical basado en una versión techno del himno anti-fascista italiano Bella Ciao.

Lo peor: ¿No hay más actores en la India para hacer de villanos que Prakash Raj? Cierto que es el mejor, pero vamos a terminar empachados.

Badrinath

AÑO: 2011

DIRECTOR: V.V. Vinayak

INT.: Allu Arjun, Tamannaah Bhatia, Prakash Raj, Kelly Dorjee, Ashwini Kalsekar, Sanhanam.

GÉNERO: Acción/Fantástica/Musical/Comedia

India, ese país donde puedes masacrar a espadazos a mil personas sin que a las fuerzas del orden les importe lo más mínimo. El protagonista de la película, un guerrero entrenado por un monje centenario (Prakash Raj, que por una vez no es el malo de la función), lo hace con todo lujo de sangrientos detalles (y eso que la película está censurada… la versión íntegra debe dejar el torture porn al nivel de La Casa de Mickey Mouse).

La historia es el habitual batiburrillo de ultraviolencia, comedia mongoloide, canciones, amor imposible y fanatismo religioso. El musculoso héroe ha de defender un templo, masacrar mafiosos por una cuestión familiar y aguantar a una clónica de Madhuri Dixit que le tira los trastos.

Es sumamente entretenida, siempre que uses el fast forward para preparar tu Viewer’s Cut que elimine los 40 minutos de humoristas ancianos que le sobran.

Lo mejor: La acción gore de Peter Hein. Entre Ching Siu-Tung y Rob Zombie.

Lo peor: Secuencias enteras de paja y chistes baratos.

Shakhti

AÑO: 2011

DIRECTOR: Meher Ramesh

INT.: N.T.R. Rao Jr., Ileana D’Souza, Sonu Sood, Jackie Shroff, Manjari Fadnis, Nasser, Ali, Prabhu.

GÉNERO: Acción/Fantasía/Musical.

Un blockbuster telugu de aventuras fantásticas con templos malditos (o sagrados, según se mire), luchadores sobrenaturales, stunts de cable, kung fu sangriento, decapitaciones y mutilaciones y un toque de tecnothriller, que nunca está de más.

N.T.R. es este émulo de Indiano Jones (sí, Indiano) llamado Shakti, reencarnación de un guerrero destinado a impedir que unos egipcios vengativos destruyan la India. Shakti tiene tiempo de encontrar el amor, cantar sus canciones y provocar el caos en unas secuencias de acción armamentística que dejan al espectador al borde del colapso nervioso.

Además de efectos especiales y mucha más violencia de lo acostumbrado, otro de los atractivos es una épica banda sonora llena de coros apocalípticos a lo superproducción americana.

No se fijen en los estilismos del protagonista (ideales para hacer flashbacks ambientados 30 años en el pasado) y disfruten de esta estupenda cinta de fantasía y masacre en la que hace un hermoso homenaje a Django.

Lo mejor: El papel autoparódico de Jackie Shroff, The Great Jackie!

Lo peor: Conocer así, de sopetón, que en Egipto aun hay gente que se viste como en la época de Tutankhamon. Y encima quieren destruir el mundo. Habrase visto.

Once Upon a Warrior

AÑO: 2011

DIRECTOR: Prakash Kovelamudi.

INT.: Ali, Ravi Babu, Gunjan Bakshi, Tanikella Bharani, Brahmanandan, Shruti K. Haasan, Harshitha, Lakshmi Manchu.

GÉNERO: Aventuras/Fantasía/Musical.

Primera producción Disney en Tollywood (en Bollywood lleva ya unas cuantas estos últimos años), una cinta de aventuras fantásticas con un guerrero ciego, una niña con poderes, un héroe y una malvada que quiere terminar con la paz de un mundo fantástico.

Básicamente, ese es el argumento, completado con escenas de comedia, romance, acción y, como no puede ser de otra manera, números musicales a destajo. Que nadie piense que la casa del ratón ha influido de manera alguna en la occidentalización de la película. Quizá hayan tenido que ver en la total ausencia de violencia explícita (pese a que productos para todos los públicos made in India suelen ir cargaditos de ella) pero nada más. Producida y supervisada por el veterano Kodi Ramakrishna (el de Indiano Jones, amigos) es otro festín de efectos especiales al estilo telugu, repleto de criaturas, monstruos y magia, y ambientando en unos decorados entre el mundo de los Teletubbies y los reinos celestiales de las cintas de Luigi Cozzi. Cine familiar exótico con metraje desproporcionado.

Lo mejor: Buena producción, buena banda sonora a lo Vangelis.

Lo peor: La acción de Ku Huan-Chiu (14 Blades) y William Ong. El protagonista es un inútil de cuidado y las cámaras lentas no ayudan.

Parugu (Run)

AÑO: 2008

DIRECTOR: Raju Bhaskar.

INT.: Allu Arjun, Sheela, Poonam Bajwa, Prakash Raj, Chitram Seenu.

GÉNERO: Comedia/Acción/Drama/Musical.

Manu Sharma firma una de las mejores bandas sonoras de su carrera en una película romántica al estilo de los viejos tiempos, con comedia, acción, drama, giros argumentales y un apoteósico happy ending.

Tras la taquillera Bommarillu, Bhaskar vuelve a dar en la diana echando mano del viejo vino en botella nueva con una historia conocida de parejas que se dan a la fuga y amores imposibles. Y es que enamorarse de la hija de Prakash Raj en una película es sinónimo de que no te van a poner las cosas fáciles.

No hay mucha acción en Parugu (pero la escena que aparece pasado el intermedio es digna de pasar a la historia del kung fu indio), se centra más en las diatribas sentimentales de los protagonistas, haciendo sufrir a un espectador cómplice que sabe de antemano como terminará la historia y al que eso no le importa un pimiento. Épica media hora final (emocionalmente hablando), enorme actuación de Raj (uno de los mejores actores del cine indio de todos los tiempos, aquí con un ridículo peinado y unos cuantos kilos de más) y cinta imprescindible para los fans de Bollywood que a estas alturas estén hasta las narices de no encontrar lo que buscan en el cine hindi. Buscad en el sur y encontrareis la felicidad.

Lo mejor: Manu Sharma, el segundo mejor músico indio (tras A.R. Rahman) con unas canciones y partitura para escuchar una y otra vez.

Lo peor: Esos momentos de comedia con calzador que hacen gastar las pilas del mando a distancia.