The Piano in a Factory

AÑO: 2010

DIRECTOR: Zhang Meng

INT.: Wang Qianyuan, Qin Hailu, Jang Shinyeong, Zhu Yuanyuan, Guo Yongzhen.

GÉNERO: Comedia Dramática.

The Piano in a Factory no es cine fácil, pertenece a ese tipo de películas de cine social chino en las que poco importa lo que se cuenta más allá de cómo se cuenta. Aquí el realismo deja paso a unas intenciones de fabulación, de narrarnos un cuento de esperanza en un entorno que se viene abajo, la historia de un padre que quiere conservar a su lado a su hija tras su divorcio, contada sin dramas y con la cantidad necesaria de sorpresas como para hacer muy entretenido al espectador el periplo.

La niña quiere ser pianista y el padre quiere conseguirle un piano. Para ello solo cuenta con la ayuda de los excompañeros de la fábrica metalúrgica que cerró no hace mucho. Cada uno de ellos subsiste en lo que puede pero, entre las ruinas de lo que fue, aportarán su granito de arena a la causa.

Pariente cercano del cine de realismo mágico de Jiang Wen la cinta se desarrolla en una estructura caótica donde tienen cabida desde números musicales (con pasodobles y todo) a momentos de puro slapstick. Nada de esto impide conectar con unos personajes escapados del neorrealismo en un escenario que ya quisiera para sí Ken Loach. De aplauso.

Lo mejor: La variada banda sonora, con grandes hits del rock ruso.

Lo peor: No apta para amantes de lo convencional.

Quick

AÑO: 2011

DIRECTOR: Cho Beom-gu

INT.: Lee Min-ki, Kang Ye-won, Kim In-kwon, Ko Chang-seok, Ju Jin-mo, Kim Byeong-cheol, Kim Eun-ok, Yun Je-mun.

GÉNERO: Comedia/Acción.

La ganadora de la taquilla coreana del verano del 2011 condensa en su metraje todo lo más espectacular del cine de acción motorizada de Bollywood, de Speed y de los Taxi de Luc Besson. Esta vez, decir que es pura adrenalina es quedarse corto.

El protagonista, mensajero, expandillero y motorista experimentado, es obligado por un misterioso terrorista a entregar unos paquetes que contienen bombas de última generación. En la aventura le acompaña, pese a su voluntad, una antigua novia, ahora estrella de la canción.

Casi dos horas de acción y risas que pasan volando, incluyendo escenas de acción que yo pensaba que solo podían imaginarse en la India y que, como en aquellas tierras, resuelven bien mediante ayuda computerizada.

Algunas secuencias nos recuerdan a películas como la mencionada cinta francesa (de la cual roban hasta el tema principal, retocándolo) pero no es algo que importe demasiado cuando ya estamos disfrutando de la montaña rusa de stunts y efectos visuales que es Quick.

Lo mejor: Puro espectáculo.

Lo peor: Que no hayan pagado a Luc Besson derechos de autor.

Ranma 1/2

AÑO: 2011

DIRECTOR: Ryo Nishimura

INT.: Yui Aragaki, Kento Kaku, Natsuna, Kento Nagayama, Maki Nishiyama, Yuta Kanai, Kyoko Hasegawa, Shosuke Tanihara.

GÉNERO: Comedia Fantástica/Acción.

Han sido años de espera, pero al fin ha saltado a la imagen real el manga más famoso de Rumiko Takahashi, Ranma ½, una historia de romances juveniles, duelos de artes marciales y maldiciones que convierten a los chicos en chica y a los hombres en panda.

Este especial televisivo sirve para presentar a los personajes siguiendo con fidelidad milimétrica la obra original. Pese a que no pueda decirse que es una superproducción, todo está resuelto con eficacia, especialmente las escenas de acción (donde abundan los efectos de cable y los especialistas) y ese humor tan característico del manga.

Aún con todo, echo de menos la banda sonora de la adaptación animada, donde las féminas eran bastante más voluptuosas que en su versión de carne y hueso. Supongo que era complicado encontrar chicas así fuera del cine X.

Lo mejor: Trepidante y entretenida, no decepcionará a los fans.

Lo peor: Ese look pobretón, tan de producción de Junk Films.

Great Wall, my Love

AÑO: 2011

DIRECTOR: Lau Yi-Ming

INT.: Tong Dawei, Cherrie Ying, Dong Xuan, Ang Fung, Liu Xiaozhe, Xiong Naijin.

GÉNERO: Comedia Romántica.

Comedia romántica clásica que oculta en su trasfondo dos visiones distintas de las complicadas relaciones entre China y Taiwán, personalizadas en una antigua pareja cuya historia no fructificó y una nueva que está a punto de nacer. Metáforas aparte, es una cinta sentimental bastante más agradable que las ruidosas y desquiciantes muestras urbanas del género que se producen sin descanso hoy en el país que intentó el dimsum.

La protagonista de la película no quiso acompañar a su septuagenario padre (chino, que vive en Taiwan) a un viaje por la muralla china que escondía un propósito secreto. Cuando la joven viaja hasta China conoce a un investigador que estuvo en los últimos momentos con su padre, y que ahora le acompañará para cumplir el último deseo de su progenitor.

Es raro ver una cinta romántica china que no tenga ínfulas de Jean-Pierre Jeunet o El Diablo Viste de Prada. Políticas al lado la cinta cumple, es inofensiva, y los toques de roadmovie marcan la diferencia.

Lo mejor: Entretenida, si eres fan de Corín Tellado.

Lo peor: De tan clásica que es, te la ves venir desde el minuto uno.

Kora

AÑO: 2011

DIRECTOR: Du Jiayi

INT.: Bryan Chang, Li Xiaochuan, Li Tao.

GÉNERO: Drama.

A los taiwaneses les encantan las road movies tanto como el cine gay. Esta es la historia de un viaje que arranca con un joven que persigue un sueño que no es el suyo. Un viaje desde Taiwan hasta el Tibet siguiendo la ruta marcada por su difunto hermano. Otra historia de ciclistas de paseo que según progresa se va adentrando en terrenos cada vez menos bucólicos, en un ejercicio narrativo que pone a prueba la resistencia física y mental de su protagonista.

Más allá de los tópicos del subgénero (en los que sus autores gustan de recrearse en el paisajismo y un montaje exento de sobresaltos) la cinta de Du Jia-yi (productor de éxito que debuta como realizador) escoge pronto diferenciarse de cintas como Island Etude para convertir a sus personajes en los indiscutibles protagonistas, especialmente el que interpreta Bryan Chang. En él recae la responsabilidad última de demostrar hasta donde puede ser capaz de llegar alguien por cumplir un sueño que ni siquiera le pertenece.

Lo mejor: Una sólida road-movie que cumple.

Lo peor: Que en ningún lugar de la película te explican qué significa el título (algo relacionado con ritos budistas, según parece).

Mankatha

AÑO: 2011

DIRECTOR: Venkat Prabhu

INT.: Ajith Kumar, Arjun, Trisha Krishnan, Vaibhav Reddy, Premji Amaren, Mahat Raghavendra, Ashwin Kakumanu, Lakshmi Rai.

GÉNERO: Thriller/Acción/Musical

Ajith Kumar hace de malo malísimo en este refrito de influencias donde brilla especialmente la de Guy Ritchie (sin desdeñar algunos toques a lo John Woo y Andrew Lau). Podría haber sido una película de culto instantánea si alguien le hubiera quitado la hora de pamplinas que le sobra.

El señor Kumar interpreta a un inspector de policía retirado del servicio por cepillarse a unos cuantos compañeros en cumplimiento del deber. Lejos de lo que parecen indicar las primeras imágenes de la película, el sujeto resulta ser un alcohólico y mujeriego sin escrúpulos que no tarda en unirse a una banda de rufianes para preparar el golpe definitivo: arrebatarle una burrada de millones a la mafia del juego de Mumbai.

La cinta tiene escenas de rebobine, de esas que no puedes creer la primera vez que las ves, acción imposible y un ametrallamiento de canciones innecesarias (a veces separadas por un par de minutos) a la vez que un guión cuya primera hora y media (!) suple la falta de sustancia argumental con naderías románticas, subtramas y presentaciones de personajes que desesperarían hasta al santo Job.

Lo mejor: La última hora, incluida esa sorpresa final a lo Andrew Lau.

Lo peor: Todos esos efectos de montaje a lo trailer: demasiado para una peli que casi dura 3 horas.

Misteri Hantu Selular

AÑO: 2011

DIRECTORA: Indra Tirtana

INT.: Celine Evangelista, Boy Hamzah, Reynavenzka, Permadi Sh, Gita Sinaga, Guruh Soekarnoputra, Umar Syarif, Udjie Tongky.

GÉNERO: Terror.

Otra ración indonesia de fantasmas de pelo Pantene y chicas en bikini tan prescindible como la mayor parte de ellos. Compararla con Llamada Perdida no sería adecuado, a nivel cinematográfico no puede decirse que pertenezcan al mismo universo.

Todo arranca con un terrible crimen perpetrado años atrás en una aldea remota, en la que unos jóvenes de acampada con las hormonas a tope son masacrados por una señora mayor. Como la chica es encerrada en su ataúd junto con su móvil de última generación, su espíritu queda atrapado en él, esperándose a, unos años más tarde, dar la brasa fantasmal a otro grupo de chavales.

Poca chicha, poca sangre y poco de todo en una película donde lo más reseñable es la banda sonora que repite machaconamente un tema musical melancólico que parece escapado de un softcore italiano de los 70.

Lo mejor: Los títulos de crédito con el paseo virtual por las ruinas.

Lo peor: No es que no de miedo, es que no sirve ni para la sección de bizarradas.